¿Qué es la necrofobia? Causas, síntomas y tratamiento

La necrofobia es una forma específica de fobia relacionada con el miedo a los muertos o a las cosas relacionadas con la muerte. Las personas con esta fobia pueden tener miedo a los cadáveres, los ataúdes, las lápidas y los cementerios.

necrofobia

La palabra «necrofobia» se compone de las palabras griegas «muerte» (necro) y «fobia» (phobia). Las personas con necrofobia tienen una escala muy alta de miedo a la muerte en general. 

Temen a la muerte, a las cosas muertas (cadáveres humanos o de animales) y a las cosas asociadas con las cosas muertas (ataúdes, cementerios, etc.). En estos casos, la necrofobia es un miedo a la muerte, no un miedo a morir.

La necrofobia incluye dos miedos relacionados con la muerte humana. Aunque el miedo a estas cosas está muy extendido y es, hasta cierto punto, común. 

Los hombres y mujeres con fobia a la muerte reaccionan ante niveles elevados de ansiedad por la muerte (en la escala de ansiedad por la muerte) obsesionándose con la muerte y reaccionando de forma poco saludable ante ella.

Para evitarlo, pueden llegar a los extremos. La mera visión de un cadáver puede desencadenar reacciones físicas, como dolores de estómago, que pueden resultar angustiosas para las personas necrófobas. 

A medida que aumenta la ansiedad y la conciencia de que la muerte es inevitable, puede surgir una aversión abrumadora hacia ella.

Causas y orígenes de la necrofobia

Como en los casos extremos de trastornos de ansiedad, el miedo a los cadáveres puede comenzar en la infancia. Las causas, por supuesto, varían de un sujeto a otro y de una persona a otra. Esta es una lista de ingredientes comunes que pueden desencadenar el miedo a los objetos muertos.

  • Trauma previo: para algunas personas, la fobia se ha convertido en un miedo abrumador tras presenciar la muerte de un ser querido a una edad temprana.
  • Muchos miedos y fobias se heredan del entorno. Por ejemplo, un niño pequeño puede ver reacciones de miedo en un adulto conocido. La misma reacción se producirá posteriormente. Si el padre sigue sintiendo miedo, el mismo estado mental se transmite al niño.
  • Genética: muchas fobias, incluido el miedo a los cadáveres, son hereditarias. Ciertos genes hacen que algunas personas sean más propensas a este trastorno de ansiedad que otras.
  • Respuesta a un círculo vicioso: Las reacciones de miedo ante los cadáveres y los objetos inanimados pueden ser muy embarazosas. Además, el miedo a enfrentarse a esa reacción puede llevar a un ciclo interminable de pensamientos y sentimientos negativos. Esto hace que tengas aún más miedo al cadáver.
  • El estrés crónico e incontrolado también puede provocar fobias. La ansiedad, la depresión, el estrés laboral o el estrés personal no tratados pueden convertirse en una fobia.
  • Películas, libros y medios de comunicación: también influyen en el desarrollo de miedos absurdos.

Síntomas de fobia a los cadáveres

Los síntomas de la fobia a los cadáveres son similares a los de otras fobias específicas. Quienes padecen de este tipo de miedos pueden darse cuenta de que la causa de su miedo no es una amenaza real. 

Pero siguen sintiendo o, en algunos casos, pensando en un cadáver o en algo parecido a la muerte cuando lo ven. Los síntomas de la fobia a los cadáveres pueden incluir:

  • Los ataques de pánico, el aumento de la frecuencia cardíaca, la sudoración y la respiración dificultosa son sólo algunos de los signos que una persona puede notar
  • Boca seca
  • Dificultad para respirar
  • Miedo
  • Cuando una persona se da cuenta de que alguien se está muriendo, intenta escapar de la situación
  • Ante cualquier incidente de muerte, tratas de evitar los lugares a los que puedas recurrir
  • Intentas evitar las cosas asociadas a la muerte, como los cementerios y los funerales
  • Ritmo cardíaco rápido
  • Mareos
  • Miedo a la muerte
  • Náuseas
  • Dificultad para respirar
  • Temblores
  • Sensación de irrealidad
  • Sufre de retraimiento físico al encontrar a alguien muerto
  • Temblor
  • Sudoración
  • Una sensación de temor.

Tratamiento de la necrofobia     

Autoayuda

La mejor manera de superar el miedo a las cosas muertas es la autoayuda. Lee todo lo que puedas sobre esta fobia. Habla con alguien de confianza, como un amigo o un familiar.

Aprende a gestionar tus miedos mediante técnicas de relajación como la respiración pesada, la cuenta atrás o el pensamiento positivo y la visualización.

También puedes unirte a un grupo de compañeros en línea o fuera de línea. Hablar con otras personas que sufren ansiedades similares puede ayudarte a encontrar alivio y una perspectiva diferente.

Tratamiento

Existen varios tratamientos para estas fobias. Es posible que tu médico te recomiende uno de ellos.

  • La psicoterapia es una de ellas. Puedes hablar con un psicólogo o consejero que te explique los signos de ansiedad.
  • La terapia cognitivo-conductual también se conoce como tratamiento de la necrofobia. Este tratamiento utiliza una serie de técnicas, incluida la desensibilización, para cambiar los patrones negativos de pensamiento y comportamiento y hacerlos más realistas.
  • La terapia de exposición, en la que la persona fóbica se enfrenta con seguridad al objeto del miedo (en este caso, un cadáver), también puede ser eficaz. La experiencia repetida ayuda a gestionar el miedo.
  • La hipnoterapia también puede ser una herramienta eficaz. Consiga ayuda de un hipnoterapeuta con experiencia.

Si los tratamientos anteriores no funcionan, el médico puede recetar medicamentos como antidepresivos, sedantes o betabloqueantes. Sin embargo, muchos de estos medicamentos son adictivos y tienen efectos secundarios. Por lo tanto, sólo deben utilizarse como último recurso.

Preguntas frecuentes

¿Cuáles son las complicaciones de la necrofobia?

Algunas fobias, como la necrofobia, pueden tener graves consecuencias para la capacidad de actuación y reacción de una persona. Las actitudes temerosas pueden dificultar el rendimiento de una persona en ámbitos como la escuela o el trabajo.
Las complicaciones de la necrofobia incluyen:
Aislamiento: esta condición puede llevar al cierre social, ya que evitamos constantemente las situaciones en las que nos enfrentamos a nuestros miedos. Podemos distanciarnos de los demás en varias ocasiones.
Otros trastornos: A menudo las personas con fobias específicas tienen comorbilidades que se suman a los trastornos de depresión y ansiedad.
Consumo de sustancias psicoactivas: pueden intentar calmarse con alcohol u otras sustancias para adormecer su ansiedad.

¿Cómo puedo saber si tengo una tanatofobia?

Las personas con tanatofobia tienen un miedo inusual a la muerte. Es normal temer y preocuparse por la muerte. Sin embargo, si te preocupa la muerte o el morir, puede ser un signo de tanatofobia. Acude a un terapeuta registrado para que te evalúe y te ofrezca un posible tratamiento.

¿Está extendido el miedo a la muerte?

Muchas personas tienen miedo a lo desconocido, especialmente a la muerte. El «miedo a la muerte» o el «miedo a morir» sólo puede convertirse en un problema mayor si estos miedos se generalizan.
El asesoramiento puede ayudar a las personas que tienen un miedo inusualmente alto a la muerte a aprender estrategias de afrontamiento y a encontrar una forma saludable de enfrentarse a la muerte y al morir.

¿Qué otros miedos quedan después del miedo a la muerte?

El miedo a la muerte está estrechamente relacionado con muchos miedos. Los siguientes párrafos describen algunos de los temores que pueden asociarse al miedo a la muerte.
Muchas personas tienen miedo a las arañas por su aspecto o porque son reptiles. Sin embargo, algunas personas también tienen miedo a las arañas porque creen que la picadura de una araña venenosa les matará.
Las personas que tienen miedo a las alturas o a las alturas. Esto es muy fácil de entender. Aunque tengan un tutor, tienen miedo de caerse y morir.
La claustrofobia consiste en un temor irracional a los espacios cerrados. Nos recuerda el proceso de la muerte, especialmente cuando estamos en un ataúd. También puede existir el miedo a estar encerrado en un espacio reducido y no poder salir de él.
Apnea del sueño (fobia al sueño) o miedo a quedarse dormido. Miedo a quedarse dormido y no despertar nunca. Este miedo suele tener una duración severa. El miedo al descanso puede dificultar la conciliación del sueño, lo que conduce a un deterioro del estado de ánimo.
Gerascofobia o miedo a envejecer. Esto también es natural. Puede haber miedo al proceso de morir y a la propia muerte.

¿Por qué hay que tenerle miedo a la muerte?

La muerte es un aspecto fundamental de la vida que no se puede evitar. Podemos intentar controlar ciertos momentos de nuestra vida, pero la muerte, en última instancia, escapa a nuestro control. Por lo general, no podemos decir cuándo, dónde y cómo sucederá.
Estos pensamientos pueden ser desagradables. Pero si nos damos cuenta de que son inevitables y que un día afectarán a todos los que conocemos, podemos darnos cuenta de que no estamos solos y, con suerte, encontraremos la paz.

Tres consejos para superar la necrofobia

  • Practicar frecuentes actos de relajación, especialmente antes de situaciones que impliquen la muerte, como los funerales.
  • Habla con amigos y familiares para que el proceso sea natural.
  • Familiarizarse gradualmente con ciertos materiales, por ejemplo, un ataúd en una fotografía, y luego un ataúd real.

Fuentes

Deja un comentario