¿Cómo olvidar el amor no correspondido?

Como olvidar el amor no correspondido es una pregunta bastante común que nos hemos hecho al menos una vez en la vida, ya que el amor es el sentimiento fundamental del ser humano. 

amor no correspondido

Es por esto que, psicológicamente, el deseo de olvidar un amor no correspondido nos hace caer en un proceso un tanto complicado.

Hay quienes pueden superar mejor este tipo de situaciones, tienen cierta facilidad para afrontar este tipo de situaciones y les afecta por menos tiempo. Pero también hay quienes esta situación suponen un gran conflicto psicológico y emocional y su periodo de duelo suele extenderse más.

Las inseguridades

Algo que suele surgir cuando intentamos olvidar un amor no correspondido, son las inseguridades. Es muy común que salgan a flote por el estado sensible por el cual atravesamos. Una de las inseguridades más comunes puede ser:

¿Será que no soy buena persona?

No se trata de ser lo suficientemente bueno o no. En el amor suceden un sinfín de situaciones y en ninguna parte del mundo está escrito que al enamorarte de alguien, esa persona tiene que corresponderte. 

En algunos casos, solo pasa que no es la persona adecuada y más adelante, con el tiempo, nos damos cuenta de ello.

¿Estoy haciendo las cosas mal?

Puedes estar haciendo todo bien, como en las películas románticas, pero eso no asegura resultados positivos, ya que el sentir varía en cada ser humano. A veces también influye el feeling entre ambas personas, si esto no existe, es una señal de que lo mejor es desistir.

¿No seré digno de recibir amor?

Todos somos dignos de recibir amor. Sólo hay que ser pacientes y atentos, porque también puede suceder que mientras alguien no te corresponde, otra persona está esperando a que le correspondas. Allí tenemos una oportunidad de recibir amor y debemos evaluar las decisiones a tomar.

Tips para olvidar el amor no correspondido

1. El amor propio. Es importante tener en cuenta que lo primordial para olvidar un amor no correspondido es mantener presente el amor propio. Aunque en momentos de enamoramiento llegamos a enfocamos mucho en la otra persona, la idealizamos tanto que dejamos de lado el amor propio.

2. La resiliencia. Debemos poner todo nuestro esfuerzo en comprender que un amor no correspondido no significa el fin del mundo. ¿Que duele y es un proceso difícil? Ciertamente, pero con un poco de tiempo y resiliencia, ese dolor que podemos llegar a sentir en la boca del estómago, irá desapareciendo.

3. Tiempo y paciencia. Debemos darnos el espacio y tiempo para procesar el hecho de olvidar el amor no correspondido, tener paciencia y saber que todo dependerá de nosotros mismos. Mientras menos ocupemos la mente en recordar, más rápido será el proceso de sanación emocional y nuestro equilibrio psicológico irá mejorando.

Para la mayoría de las personas que pasan por esta experiencia de no ser correspondidos, es algo tortuoso y desdichado. 

Porque al enamorarnos, creamos expectativas e ilusiones sobre cómo nos gustaría que sucedieran las cosas. Sin embargo, no tenemos garantía de nada y es allí donde nos vemos afectados.

4. Ocupa la mente. Es bueno buscar actividades productivas para hacer, reorganizar la agenda, salir de paseo con amistades, compartir en familia, hacer manualidades, entre otras cosas. Esto hace que se desvíe la atención de eso que nos causa dolor y cambiamos un poco las emociones tristes por otras más alegres.

A nivel psicológico, el deseo de dejar de sentir el dolor o sufrimiento que se produce a causa de un amor no correspondido es lo que puede salvarnos de tomar malas decisiones. 

Existen factores que influyen mucho en estas situaciones, como el apoyo que pueden brindarnos las personas que nos rodean.

Estar en un ambiente sano cuando estamos tan sensibles emocionalmente es importante, porque cualquier cosa puede hacernos flaquear y caer nuevamente en el círculo de las inseguridades, algo que debemos evitar a toda costa para poder avanzar y superar ese proceso.

El amor mutuo frustrado

Es una variante del amor no correspondido y sucede cuando al principio el amor es correspondido por ambas partes pero en determinado punto, por motivos externos o internos, la pareja se ve obligada a separarse. 

Uno de los casos más comunes, es por desaprobación de los suegros, la ubicación geográfica de ambas partes, situaciones políticas, venganza u otras.

En estos caso, la pareja enfrenta una separación forzosa y se produce la frustración de la historia de amor, pasa a ser un amor no correspondido involuntario. 

Muchas veces, en estos casos, la parte psicológica se puede ver gravemente afectada, dependiendo de la estabilidad emocional de la pareja y de las circunstancias en las que sucedió la separación forzosa.

Deja un comentario