Autoestima: cómo trabajarla y fortalecerla 

Existe la idea errónea de que la autoestima es algo que se tiene. La gente habla de alta o baja autoestimacomo si fuera una cantidad lineal, pero no lo es. Hoy queremos profundizar en el tema de la Autoestima: cómo trabajarla y fortalecerla.

como trabajar la autoestima

La autoestima es un diálogo con uno mismo, no un estricto «tengo o no tengo», sino algo que cambia según la situación.

La autoestima, al igual que la conciencia de sí mismo, la imagen de sí mismo y otras diversas «herramientas», comienza a desarrollarse en la infancia para establecer la propia identidad.

De hecho, las experiencias de la infancia pueden influir en la forma en que nos percibimos a nosotros mismos. Las opiniones y los juicios que recibimos en nuestra juventud pueden moldear nuestra autoevaluación y darnos etiquetas que luego pueden ser perjudiciales.

La autoestima es la suma total de emociones, opiniones, sentimientos y reacciones hacia uno mismo acumuladas a lo largo de la vida.

 ¿Cómo se forma la autoestima?

En este sentido, la autoestima y la autovaloración son esenciales para sentirse bien y vivir bien en nuestro entorno. La autoestima abarca la totalidad de los sentimientos, las emociones, los pensamientos, las ideas y, sobre todo, la «autopercepción«. Es el resultado de la relación entre el yo ideal, generalmente adquirido, y el yo percibido.

Los sentimientos de derecho, el perfeccionismo, la minimización de los puntos fuertes, la focalización en los puntos débiles, la falta de confianza en uno mismo. Así como el miedo al fracaso, la necesidad de reconocimiento externo para sentirse bien, el rechazo a las críticas y los sentimientos de inferioridad son signos de un problema de autoestima.

El desarrollo de la autoestima es importante y depende de la experiencia y el aprendizaje previos de cada persona. Por lo tanto, es importante prestar especial atención a los estilos de apego, a los estilos de crianza y a los mensajes que se transmiten al niño. Y promover experiencias sociales y emocionales positivas y reforzantes.

TE puede interesar: Autoestima en la mujer

Tipos de autoestima

A menudo oímos hablar de alta y baja autoestima, pero ¿es sólo una cuestión de alta o baja autoestima? ¿Sabías que hay diferentes tipos de autoestima? Por si no lo sabes, aquí tienes los más destacados:

1. Autoestima alta y estable

Es un estado al que todos deseamos llegar, pero quizás la más difícil de encontrar debido a la inestabilidad de nuestra vida, las emociones y circunstancias que nos rodea. Sin embargo, no sólo importa lo que ocurre en el exterior, sino también lo que ocurre en el interior.

Una persona con una autoestima alta y estable es una persona que se mantiene estable dentro de sí misma. Se considera valiosa y es capaz de defender sus opiniones y exigencias sin vacilar. Son conscientes de sus puntos fuertes y débiles, pero no dejan que se interpongan en su camino.

Han reforzado temporalmente su autoestima y, aunque todo el mundo tiene días malos, su autoestima suele ser alta y estable.

2. Autoestima baja y estable

La persona con una autoestima baja y estable es el tipo opuesto. Las personas con baja autoestima tienden a infravalorarse y criticarse negativamente, independientemente de la aprobación externa.

En una situación así, temen constantemente fracasar o hacer algo mal, porque la igualdad no está garantizada. Como resultado, toman conciencia de que no son dignos o capaces de lo que hacen, lo que les lleva al letargo y la depresión.

3. Alta autoestima e inestable

Las personas con una autoestima alta e inestable evalúan sus capacidades, puntos fuertes y débiles y se juzgan a sí mismas de forma justa.

Por lo tanto, reaccionan de forma agresiva y pasiva en situaciones que amenazan su autoestima (posible fracaso).

4. Autoestima baja e inestable

Para completar estos 4 tipos de autoestima, se encuentra la baja e inestable. La autoestima baja e inestable es la menos favorable.

En este polo también se encuentran las personas con una autoestima baja, inestable y fluctuante, que experimentan pequeños momentos de satisfacción y alegría, pero que decaen rápidamente.

Estas personas son a veces fácilmente influenciables y pueden elegir ser valoradas y apreciadas. Como resultado, pueden volverse emocionalmente dependientes.

10 claves para trabajar y fortalecer la autoestima

  1. Despierta. En primer lugar, es importante ser consciente de tu autoestima actual. ¿Cómo te ves a ti mismo? ¿Cuáles cree que son sus cualidades? ¿Te gusta tu aspecto? ¿Crees que eres digno de amor, reconocimiento y cosas buenas?
  2. Acéptate a ti mismo. Es elemental entenderse y aceptarse a sí mismo con las fortalezas y debilidades, independientemente de cómo se valore y cómo se viva en las diferentes áreas de la vida.
  3. Deja de reprenderte. ¿Te das cuenta de cuántas veces al día haces comentarios negativos y despectivos sobre ti mismo? Desde luego, no tratarías a nadie así. El daño es el mismo, así que tienes que dejar de hacértelo a ti mismo.
  4. Descubre tu orientación. Ten siempre objetivos claros a corto, medio y largo plazo. Sólo entonces tu vida tendrá un verdadero sentido y estarás seguro de que los pasos que des en tu vida diaria te acercarán a tu objetivo, ¡o tendrás que cambiar de dirección y redefinir tu camino!
  5. El poder de la gratitud. Si piensas en lo que puedes agradecer, inevitablemente te sentirás mejor, tendrás más sentimientos positivos y podrás reaccionar ante tu día de forma más positiva y sustantiva.
  6. La integridad. Intenta vivir una vida estable según tus valores, con honestidad, amor, cuidado y respeto por ti mismo.
  7. Mira de dónde vienes, lo que has experimentado, lo que has recibido y lo que te ha faltado en tu crecimiento. Esta información puede ayudarte a entender por qué eres como eres y por qué te sientes como lo haces.
  8. Reconocimiento. Intenta descubrir tus puntos fuertes. Tenlo en cuenta y practica para destacar cada una de tus cualidades y habilidades.
  9. Rodéate de gente sana. Aléjate de la gente que te envenena. Debes rodearte de personas que te hagan sentir bien, que te den energía y confort y que saquen lo mejor de ti.

A medida que vayas construyendo tu autoestima y entrando en contacto contigo mismo, te darás cuenta a menudo de que hay personas a tu alrededor con las que no te sientes cómodo ni quieres estar en ese momento. Respétate y no te fuerces.

  1. Ten confianza en ti mismo. Respétate a ti mismo y aprende a expresar tus verdaderos sentimientos.

Los cuatro pilares de la autoestima

La autoestima se basa en cuatro pilares: conciencia de sí mismo, imagen de sí mismo, autorreforzamiento y autoeficacia.

La autopercepción, conciencia de sí mismo o autoconcepto, se define como el conjunto de características que determinan cómo una persona se percibe a sí misma en relación con sus creencias. No sólo físicamente, sino también en relación con las ideas que definen a la persona en general.

El segundo pilar, relacionado con la imagen física y estética, es la autoimagen, que permite evaluar si uno se gusta o no. Sin embargo, es importante recordar que la belleza es una actitud propia y que se ve afectada por comparaciones innecesarias que buscan validar el yo en lugar de los demás.

Cuando te sientes bien, puedes disfrutar más. De hecho, el autorreforzamiento se define como la forma en que nos hablamos y nos tratamos a nosotros mismos.

Por lo tanto, el autorreforzamiento es positivo porque crees en ti mismo, tienes más confianza y estás más satisfecho con tu vida diaria.

Como tú eres el mejor juez de tu propio comportamiento, tienes la oportunidad de desarrollar una confianza positiva en ti mismo.

Diferencias de autoestima entre hombres y mujeres

La brecha de género en la autoestima está causada por factores externos y, afortunadamente, la brecha de género se está cerrando. Los roles sociales, los estereotipos y las influencias culturales desempeñan un papel importante en esta diferencia.

A las mujeres se les asignan papeles diferentes a los de los hombres debido a los distintos valores socialesy se sienten inferiores en ciertos ámbitos. Lo que afecta a su forma de pensar, a su comportamiento y a su autoestima, provocando una pérdida de confianza en sí mismas.

Sin embargo, algunos estudios han concluido que esta diferencia en la autoestima no es significativa.

¿Cómo podemos educar a nuestros hijos e hijas para que tengan confianza en sí mismos?

La autoestima se desarrolla en la infancia. Por un lado, a través de la seguridad que nos proporcionan nuestros cuidadores primarios y, por otro, a través de las representaciones mentales que nos hacemos de estas circunstancias. 

Las creencias e ideas que nos formamos durante nuestro desarrollo son, por tanto, compuesto por elementos internos y externos, como los mensajes que recibimos de nuestra cultura, experiencias y entorno.

Es importante educar y orientar a los niños desde pequeños para que les gusten tal y como son, para valorar su esfuerzo. Y sobre todo, para potenciar sus recursos, sus fortalezas interiores y sus virtudes y fomentar sus valores de progreso.

La seguridad y la confianza también deben construirse de forma continua y segura, abogando por la independencia y estableciendo normas y parámetros de forma continua y constructiva.

Esto significa reconocer los propios sentimientos y pensamientos, reconocer los costes personales, la escucha activa y el interés, expresar afecto y cariño, reconocer los logros de los demás y poner lo positivo por encima de lo negativo.

En otras palabras, significa dejar de lado las lecciones de coerción, dependencia emocional y sufrimiento. Verse a sí mismo como importante en su propia vida y fortalecer el reconocimiento, la valía y la soberanía personales.

20 Señales de una autoestima sana

Una persona con alta autoestima tiene las siguientes características.

  1. Acéptate a ti mismo y reconoce tus limitaciones, debilidades y fortalezas.
  2. Aprende bien y asume nuevas tareas con confianza y entusiasmo.
  3. Atiende a sus necesidades físicas y psicológicas.
  4. Cambiar de opinión cuando la experiencia demuestra que es errónea.
  5. El sentido de la dignidad personal y la ausencia de sentimientos de superioridad o inferioridad en relación con los demás.
  6. Es capaz de comprender los sentimientos de los demás y mostrar empatía.
  7. Es capaz de justificar sus ideas sin basarse en las opiniones de los demás.
  8. La confianza en uno mismo y en sus capacidades.
  9. Lucha por lo que quiere.
  10. No es fácil de manipular.
  11. No esperes que los demás estén de acuerdo contigo, sino que sigue tu propio camino.
  12. No huye de las dificultades, sino que las aprecia y las ve como una oportunidad para aprender y crecer.
  13. No tiene miedo de comunicarse y hablar con los demás.
  14. Pueden expresar activamente sus sentimientos y pensamientos sin temor a ser citados.
  15. Sabe decir «no» a los demás y dar instrucciones sin sentirse culpable.
  16. Ser capaz de percibir las emociones y expresarlas a los demás.
  17. Tener una mentalidad casi positiva.
  18. Toma las mejores decisiones para sí mismo y defiende sus derechos personales con fuerza y respeto.
  19. Tomar decisiones de forma independiente y asumir la responsabilidad de los propios actos.
  20. Vivir principalmente en el presente, pero aprender del pasado y planificar el futuro.

¿Qué puedes hacer para desarrollar una autoestima sana?

Los niños pueden aprender a desarrollar sus propias opiniones y valores con la ayuda de sus padres. Para ello, se pueden utilizar nueve consejos para fomentar la autoestima.

  1. Animar a perseguir sus propios intereses y a no rendirse. Anímales a realizar las tareas que les interesan y asegúrate de que las hacen. Las tareas pueden ir desde nadar hasta elevar su nivel de juego.

En última instancia, fomentar la autoestima de un niño significa que puede perseguir sus objetivos con valentía y estar orgulloso de lo que ha conseguido. Al ofrecer oportunidades de éxito, los jóvenes pueden embarcarse con confianza en una nueva carrera en la que se les reta a mejorar su gestión.

  • Ayuda a entender que el fracaso forma parte del éxito. Insistir en que es posible fracasar y que es posible no ser perfecto. Los niños pueden aprender a ver el fracaso como una oportunidad de optimización y crecimiento. Por lo tanto, es importante tener paciencia con los niños cuando fallan.
  • Destacar s puntos fuertes y ponerlos en práctica. Al destacar y exponer los puntos fuertes de tu hijo, puedes ayudarle a establecer objetivos a corto y largo plazo. Esto les permite centrarse en lo que realmente les gusta y se les da bien, y afrontar los retos con alegría y confianza.
  • Elogiar, pero no demasiado. El orgullo es una buena forma de reafirmar la confianza de un niño en sí mismo, pero un exceso de orgullo puede mantenerlo en su zona de confort y desalentar nuevos desafíos.
  • Establece expectativas adecuadas. Es muy eficaz establecer normas claras y apropiadas para los niños y crear situaciones en las que puedan sentir una sensación de logro con un poco de ayuda por su parte.
  • Evitar las críticas duras. Las palabras duras pueden herir y desmotivar a los niños, ya que los mensajes de los demás sobre ellos mismos pueden llevarles fácilmente a juzgarse a sí mismos. Por otro lado, un entorno positivo con críticas constructivas les da la oportunidad de crecer y aprender.
  • Introducir la importancia de la amistad. La amistad también es muy importante para desarrollar una autoestima positiva. No es necesario que un niño tenga muchos amigos ni que sea famoso, sino que basta con que tenga amigos con gustos similares y con los que pueda identificarse.
  • Motivar para que aprender y explorar cosas nuevas. A medida que los niños crecen, actividades como hacer exámenes, montar en bicicleta o aprender nuevas habilidades en actividades extraescolares pueden ser una gran fuente de motivación para la autoestima.

A la hora de enseñar, es importante ayudarles al principio, pero después deben hacerlo ellos mismos, aunque se equivoquen. De este modo, los niños pueden aprender, retarse a sí mismos y sentirse orgullosos de sí mismos.

  • Responsabilidad compartida en casa. ¿Qué se puede hacer en casa para reforzar la autoestima? Los niños también necesitan tener la oportunidad de demostrar sus habilidades y sentir que su contribución es valorada. En casa, esto significa pedirles que ayuden a poner la mesa o a hacer la cama, incluso si son muy pequeños. Hágales saber que sus esfuerzos son apreciados, incluso si no pueden hacerlo perfectamente.

Decálogo para mejorar la autoestima

  1. Acepta las cualidades individuales que te hacen único en el mundo. Sus limitaciones también forman parte de lo que significa ser humano.
  2. Aprende a cuidarte física y psicológicamente. Entienda sus necesidades. Aprende a alabar y a ser alabado.
  3. Aprender a reconocer la «voz crítica» ocasional y sustituirla por una voz más empática. Elimina la palabra “deberías” y usa “hace falta o me conviene”. Aplica el uso de expresiones como “Elijo, pienso, decido”. Elimina las etiquetas, si cometiste un error no significa que seas un inútil. Reduce de tu vocabulario palabras como “nada, nadie, todo, nunca, siempre”.
  4. Asume la responsabilidad de tu vida. No te dejes encerrar en el papel de víctima. Actuar con soberanía y libertad. 
  5. Atrévete a hacer lo que siempre has querido hacer. Alinea tus expectativas entre lo que quieres y lo que haces.
  6. Deja de compararte con los demás y con lo que ofrecen. En su lugar, intenta decir algo agradable sobre ti mismo más a menudo. Enumera tus puntos fuertes, tus logros y tus actividades.
  7. Deja de hacer listas de tareas pendientes y, en su lugar, haz una lista de las pequeñas cosas que has hecho en tu vida diaria. Intenta rotar tus actividades favoritas.
  8. Recuerda y aprecia lo que has conseguido en la vida. 5. Sé normal incluso cuando las cosas son desagradables. Sonríe más en la vida.
  9. Reducir el perfeccionismo y aceptar el derecho a equivocarse.
  10. Tú eres importante. No esperes a que te digan que te quieren. Aunque algunas de las personas importantes de tu vida no te reconozcan ni te apoyen, acéptalo y no pienses que eso te hace menos valioso.

Una alta autoestima es esencial para una vida estable y exitosa. Una alta autoestima te ayudará en tus relaciones emocionales y sociales.

Todas tus actividades (estudios, trabajo, deporte, etc.) serán mejores. Tendrás más recursos emocionales y psicológicos para afrontar los errores, las decepciones y los contratiempos. Esto te ayudará a alcanzar sus objetivos.

Los beneficios de una alta autoestima son innumerables, y aunque aumentar la autoestima es un trabajo duro, merece la pena hacerlo. Se trata de fomentar la autoestima.

Deja un comentario