¿Qué es la Coulrofobia? ¡Supera tu miedo a los payasos ahora mismo!

Las impresiones de los payasos se dividen en dos categorías: divertidas y aterradoras. Este miedo tiene muchas causas, como el hecho de que las caras de los payasos estén pintadas o que los disfraces sean exagerados. Pero una cosa está clara: la Coulrofobia no se debe tomar a la ligera.

Coulrofobia

La Coulrofobia es el miedo intenso a los payasos. Si padeces esta fobia, probablemente pienses que los payasos dan miedo y son espeluznantes. Las personas que tienen miedo a los payasos pueden sentir lo mismo con los mimos y otros personajes cuyas caras están pintadas de la misma manera.

La mera visión de un payaso puede ser suficiente para traumatizarte. Pero no te preocupes, no estás solo. Como muestran las estadísticas, casi la mitad de los adultos estadounidenses tienen miedo a los payasos.

Aunque pienses que un payaso nunca te hará daño, este miedo es difícil de quitar. La fobia en sí misma sigue siendo bastante persistente, aunque pueda tratarse eficazmente.

Con la representación de payasos malvados en los medios de comunicación modernos, muchas personas tienen fobia a los payasos.

¿Qué causa el miedo a los payasos?

Las fobias pueden desencadenarse por diversas causas, pero la mayoría de las veces por un acontecimiento horrible que ha causado un profundo trauma emocional.

Sin embargo, a veces tenemos un miedo oculto del que ni siquiera somos conscientes. En otras palabras, no sabes por qué tienes tanto miedo. Simplemente lo tienes. En el caso de la Coulrofobia, puede haber varias causas.

  • Referencias  o películas de miedo. Existe una relación entre los payasos terroríficos que aparecen en los medios de comunicación y el intenso miedo de la gente a los payasos. Ver demasiadas películas de terror con payasos en tu juventud puede dejar una impresión duradera, incluso si sólo has pasado la noche con un amigo.
  • Experiencias traumáticas. Encontrarse con un payaso y no poder moverse o huir por miedo se considera una experiencia traumática. A partir de ese momento, tu cerebro y tu cuerpo están preparados para huir de la situación con el payaso.

Aunque no siempre es el caso, es posible que tu fobia esté relacionada con un trauma anterior. Se recomienda consultarlo con un terapeuta o un familiar de confianza.

  • Fobias aprendidas. Esto es más raro, pero puedes haber aprendido tu miedo a los payasos de alguien cercano a ti o de una figura de autoridad de confianza. Aprendemos los bajos estándares de nuestros padres y otros adultos.

Es posible que hayamos aprendido que los payasos dan miedo observando a nuestras madres o hermanos mayores, que les tenían miedo.

  • Antecedentes. Los estudios han demostrado que las probabilidades de desarrollar una fobia son mayores si un familiar cercano padece una fobia u otro trastorno de ansiedad. Esto sugiere que las fobias probablemente tienen un componente genético y están influenciadas por los miembros de la familia con comportamiento ansioso.
  • Experiencias negativas. las experiencias especialmente negativas con payasos en la infancia pueden haber contribuido al desarrollo de esta fobia.
  • Representaciones en los medios. Otra teoría es que la representación exagerada de los payasos enfadados en los medios de comunicación ha provocado miedo o asco a los payasos. Incluso en niños que no se han encontrado con ellos personalmente.

El análisis sugiere que la representación de personajes de payasos aterradores aumenta el miedo y la fobia a los payasos.

Síntomas y efectos de la Coulrofobia

Dependiendo del alcance y la intensidad de la fobia, ver a un payaso puede causar ansiedad leve, miedo o ataques de pánico. También se puede experimentar los siguientes síntomas específicos:

  • Ansiedad por los payasos y los mimos
  • Boca seca
  • Desmayo
  • Dificultad para respirar
  • Dolor abdominal
  • Dolor de cabeza
  • Dolor en el pecho
  • Llorar
  • Mareos
  • Náuseas
  • Palmas sudorosas
  • Palpitaciones
  • Pérdida de equilibrio en la conciencia general
  • Sensación de irrealidad
  • Sensación de miedo
  • Sentirse ansioso
  • Temblor

También se pueden evitar los payasos. Por ejemplo, puedes evitar las fiestas infantiles o ver determinados vídeos o programas. Por otra parte, puedes aprender a tener miedo de la fobia en sí si sabes que vas a estar en una situación en la que puedan aparecer payasos.

Es posible que te preocupes porque te inquieta cómo vas a reaccionar. Si te encuentras en esta situación, debes buscar ayuda profesional para gestionar el proceso

¿Hay tratamiento para la coulrofobia?

Muchas fobias pueden tratarse con una combinación de psicoterapia, medicamentos y remedios y técnicas caseras. Los tratamientos que se pueden discutir con un terapeuta incluyen:

Psicoterapia

La psicoterapia es esencialmente una terapia de conversación. Te reunirás con un terapeuta y hablarás de tus miedos, fobias y otros problemas psicológicos. Las fobias como la Coulrofobia se suelen tratar con uno de los dos tipos de psicoterapia.

  • Terapia de exposición. Este tipo de terapia se basa en lo que su nombre indica. Experimentarás lo que temes en un ambiente positivo y sin alguna amenaza real. En este caso, el terapeuta te muestra imágenes del payaso y discutes con él los sentimientos y emociones que estás experimentando en ese momento. Tratando de minimizarlos y de encontrar formas de mantenerlos bajo control.
  • La terapia cognitivo-conductual (TCC). Consiste en moldear la forma de pensar y comportarse. Por ejemplo, junto con un terapeuta, puedes cambiar tus pensamientos sobre los payasos por otros positivos o neutros.
  • Terapia de relajación. Si tienes fobias, es útil incorporar actividades de relajación a tu vida. Esto podría incluir sesiones de yoga, acupuntura o mindfulness.

En general, la coulrofobia no tiene un impacto significativo en tu vida diaria. Es muy fácil evitar encuentros con payasos o con cualquier cosa que se parezca a un payaso. 

Si crees que tu fobia está teniendo un impacto negativo en tu trabajo, tus relaciones personales o tus estudios, la mejor solución es el tratamiento.

Medicamento

La mejor manera de tratar una fobia es tomar la medicación en combinación con una terapia de conversación regular. En este proceso se pueden utilizar los siguientes medicamentos:

  • Betabloqueantes: Los betabloqueantes, que a veces se utilizan para la presión arterial alta, ralentizan ligeramente el corazón. Si tienes una reacción de pánico o ansiedad, esto puede ayudarte a sentirte más tranquilo y relajado.
  • Sedantes. Este es otro tipo de medicamento recetado que puede ayudarte a sentirte más tranquilo. Los tranquilizantes no suelen ser la primera opción para tratar la ansiedad y las fobias porque son demasiado fuertes y pueden ser adictivos.

Remedios caseros

Algunos hábitos y técnicas de relajación útiles pueden ser eficaces en casa. Por ejemplo:

  • Atención plena. Se trata de una sencilla técnica de meditación que ayuda a centrarse en el momento presente y no en las experiencias traumáticas del pasado. Recuerda que las fobias pueden desarrollarse como resultado de experiencias traumáticas. Aprender a conectarse a tierra en el momento presente puede ayudar a reducir la respuesta de miedo.
  • Otras técnicas de relajación son tomarse unos minutos al día para reflexionar, hacer yoga o escribir un diario en silencio.

Preguntas frecuentes

¿Quiénes son los famosos que sufren coulrofobia?

Varias celebridades han afirmado ser víctimas de esta fobia. Entre ellos se encuentran el héroe de Harry Potter, Daniel Radcliffe, Johnny Depp e incluso la estrella del rap P. Diddy.
Se dice que la fobia de Johnny es el resultado de una pesadilla infantil con payasos.

¿Cuáles son los efectos de esta fobia?

La coulrofobia puede afectar a tu capacidad para funcionar con normalidad en muchos ámbitos de la vida. Es posible que empieces a evitar ciertas situaciones y espacios para evitar las cosas que temes.
El miedo a los payasos puede ser un problema con los payasos médicos, que se utilizan repetidamente en pediatría para reducir la ansiedad de los niños.
Un análisis realizado en Estados Unidos mostró que la prevalencia del miedo a los payasos entre los pacientes pediátricos era del 1,2 %, de los cuales más del 85 % eran niñas. La mera idea de recibir la visita de un payaso les asustaba.
Según un estudio publicado en 2008 en el Hospital Universitario de Sheffield (Inglaterra), los 250 niños encuestados (con edades comprendidas entre los 4 y los 16 años) sentían miedo y asco a los payasos. Sin embargo, otros estudios han demostrado que el papel de los payasos de hospital es muy positivo.

¿Qué puedes hacer tú mismo?

Hay varias formas de tratar la coulrofobia.
Exposición lenta.
Esta es una forma fácil de reducir la coulrofobia. Prueba a ver vídeos y fotos de payasos reales en Internet hasta que dejes de tener miedo a lo que ves. Cuanto más te expongas, más fácil será superar tus miedos.
Entiende que todo es una actuación
Recuerda que no existe el payaso asesino. Al final, lo más importante es que el artista utilice el truco para entretener al público. 
Lo que se ve en la televisión y en las películas es sólo comedia y actuación. Es más fácil decirlo que hacerlo, pero si puedes distinguir lo real de lo falso, puede ser increíblemente efectivo.
Identifica tú mismo la causa
La terapia no siempre es necesaria para identificar la causa de una fobia. Por lo tanto, debes tomarte el tiempo y el espacio necesarios para pensar detenidamente en la causa de tu coulrofobia. Una vez identificada la causa del problema, intenta explicarla de la forma más lógica posible.
Estos son los primeros pasos para superar el miedo, pero recuerda que no siempre sirven. Si no puedes hacerlo tú mismo, puedes utilizar diversos tratamientos.

¿Por qué la gente tiene fobia a los payasos?

La fobia a los payasos puede estar causada principalmente por varios factores. Comienza a una edad temprana y puede permanecer con nosotros durante muchos años.
El maquillaje y los trajes de los payasos resaltan ciertas partes del cuerpo, como la nariz, las piernas y los brazos. El maquillaje también da la impresión de una persona real, pero no es tan bonito. Algunas personas encuentran esta característica divertida, otras la encuentran vergonzosa y ofensiva.
Para estas personas es difícil entender el verdadero significado y las emociones de la cara del payaso, porque muchas veces se le representa feliz.
Los payasos no sólo tienen un aspecto diferente, sino que también se comportan de una manera muy distinta a la que los niños imaginan que es el comportamiento de los adultos.
Esta apariencia de asocialidad y extravagancia puede aumentar los sentimientos de inseguridad. En las películas modernas, la iniciativa del «Payaso malvado» ha reforzado aún más este miedo en la psique colectiva contemporánea.
Hay otras imágenes de payasos malvados fuera de la industria del entretenimiento. Por ejemplo, en 2016, los estadounidenses vivieron un pánico masivo y los avistamientos de payasos espeluznantes se hicieron virales.
Se publicaron en Internet y en los principales medios de comunicación vídeos e historias de payasos furiosos que intentaban asustar a los niños
Por ello, muchos de los incidentes y avistamientos denunciados resultaron ser rumores, bromas infantiles y travesuras. Pero es cierto que mucha gente se escandalizó.

Fuentes

Deja un comentario