Agorafobia: Miedo a espacios abiertos. Conoce sus causas, síntomas y cómo tratarla

La agorafobia es un trastorno de ansiedad que hace que las personas eviten lugares y situaciones que puedan asustarles. Esto hace que puedan sentirse:

  • Asustados
  • Avergonzados
  • Victimas de pánico
  • Indefensos
  • Atrapados

Las personas con agorafobia a los lugares suelen mostrar signos de un ataque de pánico en situaciones de estrés, como un aumento del ritmo cardíaco y náuseas. Estos síntomas pueden aparecer antes del acontecimiento temido.

Agorafobia

En algunos casos, los enfermos evitan actividades cotidianas como ir a los bancos o a los supermercados y se quedan en casa todo el día.

Según el NIMH(Instituto Nacional de Salud Mental), el 0,8% de los adultos estadounidenses padecen agorafobia. Alrededor del 40% de ellos se consideran gravemente afectados. Si la enfermedad progresa, la agorafobia puede provocar una discapacidad grave.

Las personas con este tipo de fobia son siempre conscientes de lo inadecuado de sus temores, pero no pueden hacer nada al respecto. Esto puede afectar a sus relaciones personales y a su gestión en el trabajo y la escuela.

Agorafobia: Causas y factores de riesgo

Las causas de la Agorafobia no son bien comprendidas ni siquiera por los médicos. Creen que esta condición es hereditaria. 

Los ataques de pánico pueden ser una causa probable si los has tenido varias veces. La ansiedad aparece repentinamente y puede durar varios minutos. Esto ocurre cuando no hay un riesgo real.

En Estados Unidos, se estima que menos del 1% de los ciudadanos sufren de Agorafobia. Se ha confirmado que las mujeres tienen entre dos y tres veces más posibilidades de sufrirla que los hombres. Además es más frecuente en adolescentes y adultos jóvenes.

Otros factores que pueden aumentar la incidencia son:

  • Ataques de pánico (especialmente si no se trata).
  • Otras fobias.
  • Familiar con agorafobia.
  • Acontecimientos estresantes o traumáticos graves en el pasado.

Síntomas de la Agorafobia

La agorafobia puede ser una combinación de miedo, otras emociones y síntomas físicos. Pueden ir de leves a graves.

Algunas personas son capaces de hacer frente a los síntomas de la agorafobia continuando con su vida cotidiana. Para otros, puede ser muy angustioso. Según el DSM-5, las personas con este tipo de fobia suelen tener miedo a las siguientes cosas:

  • Estar solo fuera de casa
  • Estar en una multitud
  • Estar en una cola
  • Estar en espacios cerrados
  • Estar en espacios abiertos
  • Utilizar el transporte público

El miedo más común es el de encontrarse en una situación en la que el peligro es evidente y no hay ayuda disponible o es imposible escapar. El miedo puede intensificarse y provocar ataques de pánico.

Síntomas físicos

Si la Agorafobia progresa con ataques de pánico, es más probable que se produzcan síntomas físicos.

  • Asfixia
  • Dolor o malestar en el pecho
  • Falta de aire o hiperventilación
  • Fatiga
  • Malestar
  • Mareos
  • Ritmo cardíaco rápido o aumentado
  • Sentirse desorientado
  • Síntomas gastrointestinales como vómitos
  • Sofocos o escalofríos
  • Sudoración
  • Temblores

Un análisis de 2015 también mostró que las personas con agorafobia tienen mayores niveles de inflamación de bajo nivela medida que envejecen. Esto sugiere que las personas que padecen la enfermedad tienen un mayor riesgo de sufrir aterosclerosis y daños en las arterias coronarias.

Cambios de conducta

Las personas que tienen miedo a los espacios abiertos pueden evitar situaciones difíciles y esto traerá como consecuencia:

  • Cambiar su comportamiento en casa, en la escuela o en el trabajo.
  • Deja de ver a sus amigos.
  • Empezar a abusar del alcohol o las drogas.
  • Hacer compras en línea para evitar exponerse.

También pueden volverse adictos a otros o permanecer fuera de casa durante largos periodos.

Gestión y tratamiento para la agorafobia

¿Cómo se trata la agorafobia?

El tratamiento de la agorafobia suele consistir en varios procedimientos como: terapia, medicación y cambios en el estilo de vida.

Un terapeuta te ayudará a superar tus miedos. En la terapia cognitivo-conductual (TCC), un profesional de la atención te ayudará a identificar los pensamientos que te causan ansiedad. Así podrás aprender a responder de forma más ventajosa.

Puedes utilizar técnicas de relajación y desensibilización para ayudarte a imaginar situaciones de miedo y controlar tus sentimientos. 

Posteriormente, puedes participar en actividades que provocan ansiedad y aprender a gestionar tus sentimientos. Con el tiempo, la terapia puede ayudar a tu cerebro a pensar de forma diferente.

El médico también puede sugerir otros medicamentos llamados inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina(ISRS). Estos medicamentos pueden tratar la depresión y la ansiedad. Los cambios en el estilo de vida pueden ayudar a reducir la agorafobia.

  • Come comidas sanas y equilibradas.
  • Evita el alcohol, las drogas y la cafeína (esto incluye refrescos, té y café).
  • Hacer ejercicios de respiración.
  • Haz ejercicio con regularidad.

 Psicoterapia

El proceso de tratamiento puede incluir la desensibilización sistemática. Este proceso consiste en acercarse gradualmente a situaciones que la persona has evitado anteriormente, con la ayuda y la orientación del terapeuta.

Varios estudios han demostrado la eficacia de incorporar la terapia de exposición a los tratamientos psicodinámicos para el trastorno de pánico y la agorafobia. A menudo es más fácil para un paciente enfrentarse a sus miedos cuando está acompañado por un amigo de confianza.

Medicación

Además, se pueden prescribir medicamentos para controlar algunos de los síntomas de la agorafobia. Estos medicamentos pueden ser:

  • Antidepresivos, como los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina-norepinefrina (IRSN) y los antidepresivos tricíclicos.
  • Ansiolíticos, como xanax (apraxiolamp) y klonopin (clonazepam).

Preguntas frecuentes

¿Se puede prevenir la agorafobia?

No hay ninguna manera probada de prevenir la agorafobia. Sin embargo, es fácil de manejar en las primeras etapas. Cuanto más evitas la situación, más ansioso te pones.
Algunas personas con agorafobia severa son incapaces de salir de casa y dependen totalmente de otras personas para apoyarse. Si no se trata, la agorafobia puede provocar otros problemas de salud, como depresión, abuso de sustancias y otros problemas de salud mental.
Por estas razones, es importante buscar ayuda psicológica desde el principio.

 ¿Cuál es el pronóstico para los enfermos de agorafobia?

Alrededor de un tercio de las personas con esta fobia presentan una resolución de la enfermedad y no tienen más síntomas. La otra mitad es capaz de controlar mejor sus señales, pero siguen sintiéndose ansiosa.
Tú y tu familia tienen que esperar pacientemente a que la agorafobia pase. Si estás medicado, la mayoría de las personas necesitan entre 12 y 20 semanas de TCC (terapia de conversación). Si no estás medicado, el tratamiento puede durar hasta un año.

¿Cómo puedo aprender a controlar la agorafobia?

Cuídate, toma la medicación prescrita y utiliza las técnicas que has aprendido de tu terapeuta. No te permitas evitar situaciones o lugares que te causen ansiedad. Esta combinación te permitirá hacer lo que te gusta con menos preocupaciones.

¿Cómo afrontarlo?

Se sabe que la ayuda psicológica es vital,  pero además los cambios de estilo de vida del paciente pueden ayudar minimizar los síntomas de agorafobia. Estos cambios incluyen:
Aprender y aplicar técnicas de control del estrés como la respiración profunda, la visualización y las técnicas de relajación muscular paulatina para reducir la ansiedad.
Una dieta sana y nutritiva.
Ejercicio regular.
Abstinencia de drogas y alcohol.
Limite el consumo de cafeína.
Con el apoyo de la familia y los amigos y la ayuda profesional, las personas con fobia agorafobia pueden controlar su enfermedad. 
La medicación y la psicoterapia pueden ayudar a reducir la frecuencia de los ataques de pánico, reducir el comportamiento de evitación y volver a un estilo de vida más independiente y activo.

Recomendaciones de la Clínica Cleveland

Muchas personas evitan hablar de los trastornos de ansiedad. La agorafobia puede provocar ansiedad y soledad. Pero si tomas medidas, puedes controlar estos síntomas y llevar una vida estable.

Si la agorafobia o un trastorno de ansiedad te impiden vivir tu vida, busca consejo médico. Una conversación abierta y honesta puede darte el apoyo que necesitas para vivir una vida estable.

Fuentes

Deja un comentario