Autoestima baja: 12 técnicas profesionales para subirla

Es muy común tener momentos en los que no confiamos en nosotros mismos y nos sentimos mal. Pero si la baja autoestima se torna en un inconveniente a largo plazo, tendrá un impacto negativo en la salud mental y la vida diaria de la persona.

autoestima

La autoestima puede afectar a todos los ámbitos de tu vida. Tu trabajo, tus compañeros e incluso tu salud física y mental son un reflejo de tu autoestima. Pero, ¿Cómo saber exactamente lo que sientes sobre ti mismo y tus capacidades?

En la práctica, tu autoestima puede subir o bajar en función de cómo te hayan tratado otras personas en el pasado. Además de cómo haya evaluado tu historia y tus elecciones.

Pero para mejorar la autoestima, tienes que asumir la responsabilidad. Hay cambios primarios y específicos que se pueden hacer para fortalecer la mente y el cuerpo. Una de ellas es reducir los pensamientos negativos y tener pensamientos positivos y alentadores sobre ti mismo y tu potencial.

En resumen, esto es lo que se puede decir:

La autoconciencia es una imagen de ti mismo. La autoestima es lo que te atrae, o lo que quieres que sea esa imagen.

La autoestima aumenta la confianza en uno mismo, mejora la seguridad personal, permite la interacción con los demás y optimiza el funcionamiento social. 

Adicionalmente, mejora la calidad de vida personal, previene enfermedades, optimiza la expresión emocional, aumenta la asertividad y mucho más.

¿Cómo aumentar la autoestima?

La autoestima baja puede conducir fácilmente al fracaso, a la autolimitación, a la frustración y a no alcanzar los objetivos deseados.

Pero la autoestima puede mejorarse de la forma adecuada. He aquí algunas formas de aumentar la autoestima cuando está baja.

1. Comprender y mejorar tus habilidades

La autoestima proviene de la demostración de habilidades y logros reales en áreas que son importantes para ti. Si te enorgulleces de ser un buen cocinero, deberías cocinar más. Si eres un buen corredor, apúntate a carreras y entrena. 

En resumen, descubre tus habilidades sencillas y busca oportunidades y profesiones que las potencien. Se ha demostrado que estos ejercicios ayudan a recuperar la autoestima después de un fuerte golpe emocional.

Haz una lista de las cualidades que son importantes en un entorno determinado. Por ejemplo, si invitas a alguien a salir y se niega, enumera las cualidades que te hacen ser una buena persona con la que hablar (por ejemplo, lealtad, disponibilidad emocional). 

Si no consigues un ascenso, enumera las cualidades que te hacen ser un empleado valorado (por ejemplo, trabajo duro, responsabilidad).

A continuación, elije una fuente de la lista y escribe una breve redacción (uno o dos párrafos) explicando por qué se valora esta cualidad y podría valorarse en el futuro. Haz este ejercicio todos los días durante una semana, o durante el tiempo que necesites para aumentar tu autoestima.

2. Sé amable contigo mismo

Esa vocecita que te dice que te estás matando (o que no te estás matando) tiene mucho más poder del que crees. Sé amable contigo mismo y, si te equivocas, desafía tus pensamientos negativos.

Una buena regla general es hablar contigo mismo como lo harías con un compañero de clase. Puede ser difícil al principio, pero es mejor acostumbrarse que aprender.

3. Deja de compararte con los demás

Cuando se trata de tu autoestima, los demás no tienen que marcar la pauta. De hecho, en todos los ámbitos de la vida, siempre habrá alguien que parezca mejor o más competente que tú. Las personas que frecuentan las redes sociales tienen una baja autoestima.

Recuerde que la gente suele publicar en Internet sólo la mejor parte de su vida. Debes basarte en tu vida, no en la de otra persona. Recuerda que cada vez que cambias algo o intentas no repetir errores, estás progresando.

4. Aprende a tener más confianza y a decir «no»

Las personas con autoestima baja no siempre son capaces de defenderse o decir «no» a los demás. Esto significa que son reacios a renunciar, lo que puede ser una gran carga en casa y en el trabajo. Sin embargo, esto puede provocar más estrés y un proceso más difícil.

Por lo tanto, ser más asertivo también puede mejorar tu autoestima. A veces, actuar como si creyeras en ti mismo puede darte más confianza.

5. Actividad física

El ejercicio es una forma estupenda de aumentar la motivación, establecer objetivos de forma eficaz y fomentar la confianza. Al sudar, el cuerpo también libera endorfinas, una de las hormonas del bienestar.

Cuando estás sano, es mucho más fácil sentirte bien. Sin embargo, las personas con autoestima baja tienden a descuidarse porque piensan que no vale la pena cuidarse.

Intenta hacer más ejercicio, comer alimentos saludables y descansar. Otra buena manera es tomarte tiempo para relajarte y hacer lo que tú quieres hacer, no lo que otros quieren que hagas. Estos grandes cambios pueden suponer una gran diferencia en su bienestar general.

6. Céntrate en lo que puedes cambiar

Es fácil preocuparse por todo lo que no puedes controlar, pero eso no te ayudará. En su lugar, céntrate en lo que puedes controlar y en lo que puedes hacer al respecto.

7. Higiene personal

Cuanto más demuestres que valoras tu salud, más desarrollarás la capacidad de adorar el resto de tu cuerpo. Escucha a tu cuerpo y evita los alimentos que te irritan o fatigan

 La alimentación sana y el ejercicio físico también reforzarán tu pensamiento positivo y te ayudarán a mirar con optimismo hacia el futuro. Si pasas tiempo con personas que se preocupan por ti, puede que de repente te sientas más capaz de cuidar de ti mismo.

8. Acepta los retos

Las personas con autoestima baja siempre evitan las situaciones difíciles y desafiantes.Una forma de mejorar tu autoestima es aceptar retos. 

No tienes que hacerlo todo tú mismo (pedir ayuda cuando la necesitas es uno de los retos), pero prepárate para hacer cosas que sabes que son difíciles.

Cuando tengas éxito, demuestra que puedes hacerlo. Esto mejorará tu autoestima al cambiar tus creencias negativas.

9. Cuidar las pequeñas cosas

Te has levantado a tiempo esta mañana, ¡Felicidades! Tus huevos batidos salieron perfectos, Ganador. Celebrar los pequeños logros es una forma estupenda de aumentar la confianza y sentirse mejor.

10. Identificar una condición o situación problemática

Piensa en una condición o situación que pueda estar disminuyendo tu autoestima. Las causas más comunes pueden ser:

  • Presentación en el trabajo o en la escuela
  • Crisis en el trabajo o en casa
  • Dificultades con tu cónyuge, pareja, compañeros de trabajo u otras personas cercanas.
  • Un cambio de rol o de circunstancias vitales, como la pérdida de un empleo o la salida de un hijo de casa.

11. Ajustar tus pensamientos y creencias

Esto significa sustituir los pensamientos negativos o inexactos por otros correctos y constructivos. Prueba esta táctica.

  • Utiliza afirmaciones esperanzadoras. Trátate con amabilidad y ánimo. En lugar de pensar que la presentación va a fracasar, dígase a sí mismo: «Puedo hacerlo, aunque sea difícil.
  • Perdónate a ti mismo. Todo el mundo comete errores y los errores no son un reflejo permanente de tu personalidad. Son momentos aislados en el tiempo. Dite a ti mismo: «He cometido errores, pero eso no significa que sea una mala persona.
  • Evita las afirmaciones «debo» y «debería». Si estas palabras están en tu mente, puede que estés haciendo demandas irrazonables a ti mismo y a los demás. Si eliminas estas palabras de tu mente, podrás establecer expectativas más realistas.
  • Piensa en positivo. Piensa en las áreas de tu vida que van bien. Piensa en las habilidades que has utilizado para afrontar situaciones difíciles.
  • Reflexiona sobre lo que has aprendido. Si la experiencia fue negativa, ¿cómo podrías conseguir resultados positivos la próxima vez?
  • Dale un nuevo nombre a los pensamientos preocupantes. No tienes que reaccionar negativamente a los pensamientos negativos. En lugar de ello, trata los pensamientos negativos como señales para probar hábitos nuevos y más saludables. Pregúntate a ti mismo: «¿Qué puedo pensar y hacer para reducir este estrés?
  • Anímate. Reconoce que has hecho un cambio positivo. Por ejemplo: «Puede que mi presentación no haya sido perfecta, pero he conseguido mi objetivo porque mis compañeros me hicieron preguntas y me prestaron atención.
  • Rodéate de un equipo que te apoye

Busca a las personas que te hacen sentir bien y evita a las que te hacen sentir negativamente.

Preguntas frecuentes

¿Qué causa la autoestima baja?

La autoestima baja suele empezar en la infancia. Los profesores, los amigos, los hermanos, los padres e incluso los medios de comunicación nos envían mensajes positivos y negativos sobre nosotros mismos.

Por alguna razón, muchas personas se quedan con el mensaje de que no son lo suficientemente buenos. Puede que te resulte difícil cumplir las expectativas de los demás y de ti mismo.

Situaciones de estrés o situaciones difíciles, como un duelo o una enfermedad grave, pueden provocar un impacto negativo en la vida y desarrollar una autoestima baja.

La personalidad también puede jugar un papel importante. Algunas personas son más sensibles a los pensamientos negativos, mientras que otras se imponen normas increíblemente altas.

¿Cómo puede perjudicarme la autoestima baja?

Una baja autoestima y confianza en uno mismo puede hacer que te aísles de las situaciones sociales, dejar de probar cosas nuevas y evitar las situaciones difíciles. A corto plazo, evitar situaciones difíciles ayudará a sentirse más seguro.

A largo plazo, esto puede tener el efecto contrario, reforzando nuestras dudas y temores. Sigue la regla poco útil: «Sólo se puede tener éxito evitando las cosas».

La autoestima baja puede afectar a la salud mental y provocar problemas como la depresión y la ansiedad. Ante este problema, también puedes desarrollar hábitos nocivos, como fumar o beber en exceso.

¿Cómo tener una buena autoestima?

La mejor manera de mejorar tu autoestima es identificar y desafiar todas las creencias negativas sobre ti mismo. Por ejemplo, puedes decirte a ti mismo que solicitar un nuevo trabajo es «estúpido» o que «nadie está interesado en ti».

Empieza a escribir estos pensamientos negativos en un papel o en un diario. Pregúntate desde cuándo te molestan estos pensamientos.

A continuación, anota las pruebas que refutan estas creencias negativas. Por ejemplo, «Se me dan bien los crucigramas» o «Mi hermana me llama todas las semanas para hablar».

También puedes escribir otras cosas positivas sobre ti mismo, como «soy cariñoso», «soy un buen cocinero» o «me gusta que los demás confíen en mí». Anota también las cosas buenas que los demás dicen de ti.

Haz una lista de al menos cinco cosas positivas y añádelas regularmente. A continuación, cuelga la lista en un lugar visible. Esto te ayudará a recordar que estás haciendo todo bien.

Puede que en este momento te falte confianza en ti mismo debido a los acontecimientos de tu vida adulta. Pero todos tienen la oportunidad a cualquier edad de mirarse a sí mismos y mejorar.

También es importante que seas consciente de tus necesidades de cuidados especiales en la vida cotidiana. Ten en cuenta lo siguiente:

  • Cuida de ti mismo. Sigue las recomendaciones de buena salud. Ejercítate al menos 30 minutos al día al menos 3 veces por semana. Come mucha fruta y verdura. Evita los dulces, los alimentos poco saludables y las grasas animales.
  • Haz lo que más te guste. Empieza por hacer una lista de tus cosas favoritas. Intenta hacer algo de esta lista cada día.
  • Pasa tiempo con la gente que te hace feliz. Pierdes el tiempo con personas que no están interesadas en ti.

¿Cuáles son las señales de advertencia de una autoestima baja?

Los signos más importantes de que tu autoestima no está en su punto más alto son:

  • No eres estable en tu interior
  • No expresas tus preferencias u opiniones porque tienes miedo de ser rechazado o porque sientes que tu opinión no es tan valiosa como la de los demás.
  • No confiar en las cosas buenas de la vida.
  • No te esfuerzas por conseguir lo que quieres porque no crees que lo vayas a conseguir de antemano.
  • No hablas con otras personas tan a menudo como te gustaría porque crees que no te llevarías bien con ellas y te condenarían a un lado.
  • Necesitas la aprobación de los demás con demasiada frecuencia.
  • No tienes el valor de defenderte cuando lo necesitas, por lo que se te pasa por encima con demasiada facilidad.
  • Crees que los demás son mejores que tú y quieres ser como ellos.
  • tienes miedo de hablar de tus sentimientos.
  • Tiendes a ver tus éxitos como factores externos y tus fracasos como factores internos.
  • Rara vez estas satisfecho con lo que haces porque sabes que puedes hacerlo mejor.
  • No te sientes feliz.
  • Te frustras con facilidad y te resulta difícil terminar lo que has empezado.
  • Te resulta muy difícil tomar decisiones porque crees que lo que has decidido está mal y te influye lo que han decidido los demás, aunque sea tu propia vida.
  • Piensas en tus puntos débiles y rara vez en tus puntos fuertes.
  • Estas nervioso la mayor parte del día.
  • Te resulta difícil tener iniciativa.
  • En situaciones sociales, casi con la misma frecuencia te sientes juzgado.
  • Sientes culpa.
  • Sientes que no eres atractivo.
  • Envidias la vida de los demás
  • Sientes que no tienes nada que dar.

Si te has sentido así en algunas situaciones, el resto de tus problemas pueden estar relacionados con la autoestima baja. Practica estas técnicas y ejercicios para ayudarte a evaluarte y a creer en ti mismo. Si intentas mejorar tu autoestima, te sorprenderá lo que puedes hacer.

La importancia de los pequeños pasos

Es poco probable que pases de una autoestima baja a una alta de la noche a la mañana. Sin embargo, con el tiempo se pueden conseguir pequeñas mejoras. 

La clave es mirar más allá de los acontecimientos del día y a largo plazo, no sólo los detalles de cómo te sentiste ayer en un momento determinado.

Si te sientes bien o haces algo bueno, disfrútalo. Pero no te engañes si de vez en cuando vuelves a tener pensamientos negativos. Intenta de nuevo inspirarte para pensar de forma más positiva. A medida que crezcas, se convertirá en un hábito y veras que tu autoestima mejora gradualmente.

Fuentes

Deja un comentario