9 Mejores consejos para solucionar conflictos de pareja

¿Estás buscando los mejores consejos para solucionar conflictos de pareja? Presta atención y aplica estos tips que traemos para ti.

conflictos de pareja

Cualquiera que haya estado en una relación sabe que los desacuerdos y las discusiones son inevitables. Cuando dos personas viven juntas durante mucho tiempo y sus vidas se entrelazan, a veces surgen conflictos.

Estos desacuerdos pueden ser pequeños o grandes, ya sea por lo que se cena o por no terminar un trabajo, Incluso por obligar a una pareja a mudarse de casa a la de su pareja o por decidir la educación religiosa de un hijo.

El hecho de que la gente discuta no significa que haya algo malo. De hecho, si se manejan adecuadamente, las disputas pueden hasta mejorar la relación. Si no se discute y se habla de los problemas, tal problema no se resolverá. 

Si los abordas de forma constructiva, podrás entender mejor a la otra persona y encontrar una solución mutuamente aceptable.

Sin embargo, a veces un conflicto puede convertirse en un círculo vicioso sin solución. ¿Qué puedes hacer para aumentar la probabilidad de una resolución positiva de los conflictos en tu relación? He aquí algunos consejos basados en las investigaciones psicológicas con buenos resultados:

Consejos para resolver problemas comunes en la pareja

Sé directo, pero no culpes a la otra persona de tu malestar y no seas demasiado negativo

Muchas personas a veces expresan su frustración de forma indirecta en lugar de hacerlo directamente.Uno de los miembros de la pareja puede ser condescendiente con el otro y se puede sentir hostilidad. 

Un miembro también puede parecer confuso al no abordar la cuestión. También es posible que el miembro evite hablar del problema, cambie de tema en cuanto surja o adopte una postura evasiva.

Esta forma indirecta de expresar la ira no es constructiva, ya que no da a la persona contra la que se dirige el comportamiento una iniciativa clara sobre cómo reaccionar. 

Sabemos que la otra persona está frustrada, pero debido a la falta de orientación no sabemos qué podemos hacer para resolver el problema.

Las declaraciones que atacan directamente la personalidad de la otra persona pueden ser especialmente perjudiciales para la comunicación. 

Un hombre frustrado por los celos de su novia podría decir: «¡Estás siendo completamente irracional!» Esto la  pondrá a la defensiva y la conversación sana se detendrá.

Un plan más constructivo es utilizar una declaración en yo y combinarla con una descripción del comportamiento. La declaración en yo se centra en tus sentimientos sin culpar a la otra persona. 

Mientras que la descripción del comportamiento se centra en el comportamiento específico de la otra persona, no en sus defectos de carácter.

Por ejemplo: “Me molesta que alguien diga en una conversación casual que está coqueteando con otra persona”. Estas estrategias son sencillas y no disminuyen la personalidad de la otra persona.

Escuchar lo que tiene  que decir tu pareja

Puede ser muy incómodo sentir que no te prestan atención como pareja. Si la interrumpes o crees que sabes lo que están pensando, no le estás dando la oportunidad de hablar. Puede que creas que sabes lo que quieren decir, pero puede que te equivoques o que piense que no les estás escuchando.

Puedes utilizar técnicas de escucha activa para demostrar a tu compañero que le estás escuchando con atención. Cuando tu compañero hable, parafrasea lo que dice, es decir, reformúlalo con tus propias palabras. Esto evitará malentendidos.

También puedes comprobar si has entendido bien el punto de vista de tu compañero y asegurarte de que lo has interpretado correctamente. 

Por ejemplo: «Parece que te molesta este comentario, ¿es cierto? Esta táctica ayuda a evitar malentendidos y muestra a la otra persona que le prestas atención y te interesas por ella.

No trates a la otra persona con desprecio

De todas las cosas negativas que puedes hacer o decir cuando tienes un problema, el desprecio es probablemente la peorGuttman descubrió que es el factor de predicción más importante del divorcio.

Un comentario despectivo es aquel que ofende a la otra persona. Contiene sarcasmo y palabrotas. También puede incluir comportamientos no verbales, como poner los ojos en blanco o sonreír. Este comportamiento es muy grosero con la persona y demuestra que estás enfadado con ella.

Proporcionar un entorno propicio para la comunicación abierta

Una comunicación sana te permite a ti y a tu pareja hablar abiertamente sobre lo que les incomoda y lo que es aceptable en la relación. Es importante hablar tanto de lo bueno como de lo malo para que nadie se sienta mal.

Si sientes que no puede hablar abiertamente de temas importantes, como los asuntos de la vida, el dinero, la apariencia y los problemas importantes a los que se enfrentan, esto es una señal de que la comunicación puede no ser saludable.

Si no puedes expresar tus sentimientos sin miedo a las represalias de la otra persona, o si estás muy agitado y a la defensiva, puede que te estés sumergiendo en una relación abusiva.

Mantén la calma y la cortesía, incluso en las conversaciones tensas

No sobrepases tus límites y no insultes a la otra persona. Mantén la discusión centrada en el tema real y evita las bromas personales o los insultos.

Además, si tu pareja se pone constantemente de mal humor, agresiva o acusadora, puede ser una señal de que tu relación se está volviendo abusiva. 

Sea cual sea el motivo de la pelea, nadie debe gritarte, menospreciarte o hacerte sentir incómodo o temeroso cuando te peleas. No es necesario sentirse atacado o tener miedo de herir aún más a la otra persona.

Llegar al fondo del problema

Si discutes con tu pareja, puede ser que una de sus necesidades no esté siendo satisfecha. Si tu pareja se enfada por una cosa pequeña, pregúntate si es un problema mayor.

Por ejemplo, si tu pareja no está de acuerdo con que salgas a mitad de semana, puede ser que quiera que tengas más tiempo para su relación, o que esté preocupado por tu rendimiento en la escuela o trabajo.

Intenta ponerte en su lugar. «¿Cómo te sentirías si la situación cambiara? Apoya a la otra persona en lugar de juzgarla tú mismo.

Encuentre el término medio

Es importante encontrar un equilibrio entre lo que quieren ambas partes y lo que te conviene. Si ambos quieren que la relación funcione, pueden encontrar un compromiso sin sentir que tienen que sacrificar mucho por el bien de la relación.

El compromiso es una forma importante de resolver los conflictos y puede ser más fácil de encontrar de lo que crees. 

Si  tu pareja discute por el tiempo que pasas con tus amigos o con los de tu pareja, intenta alternar los días que pasas con cada uno de ellos o hacer tus propias cosas por las tardes. Si crees que tu pareja siempre se lo come todo, pídele que te ayude con la compra.

Deja que surjan los desacuerdos y elige tus batallas

A veces hay que preguntarse si realmente vale la pena luchar. ¿Se trata sólo de lo que vas a cenar, de si vas a compartir manta o de lo que vas a ver a continuación en la televisión?

Si es un problema pequeño, a veces es mejor ignorarlo. Si no te molesta la semana que viene, puede que no merezca la pena. Tal vez no estés de acuerdo con tu pareja en todo, y si crees que es tan malo que tienes que dejarlo ir, deberías preguntarte si tú y tu pareja son realmente compatibles.

Trabajar en el perdón

Si has perdido la confianza y ahora te preguntas cómo reconstruir tu relación, es posible que sientas ira, amargura, resentimiento, desconfianza y muchos otros sentimientos negativos. 

Si eres tú quien ha roto la confianza, puedes sentirte responsable y avergonzado. Puedes culpar a tu pareja o intentar justificar sus acciones. En este caso, ambos miembros de la pareja deben intentar disculparse.

Pedir perdón es un proceso. Es una serie de pequeñas acciones: admitir un error, ser honesto, poner a la otra persona en primer lugar. El perdón requiere un esfuerzo.

Si eres quien ha roto la confianza, tienes que asumir toda la responsabilidad. Respeta el daño que le haces a tu pareja y dale el espacio que necesita. Pon a tu pareja en primer lugar y no te culpes a ti mismo.

Si la confianza se ha roto, tómate un tiempo y luego reanuda la comunicación. Hazle saber a tu pareja lo que necesitas para recuperar la confianza. Sobre todo, no te rindas.

Causas comunes de conflicto en el matrimonio

Falta de comunicación

¿Has mencionado alguna vez cosas de las que luego te arrepientes o que desearías no haber mencionado? Si no eres de los que se enfrentan y dejas las cosas como están, esa burbujeante agresión pasiva puede alcanzarte como una némesis. 

Se volverá contra ti como una mala discusión con tu cónyuge. En ambos casos, se corre el riesgo de un desastre en la relación.

El silencio, la resistencia a las decisiones de tu cónyuge, el comportamiento pasivo, la elección del momento y el lugar inadecuados para hablar, los rumores amenazantes. Todo esto puede causar problemas en su matrimonio.

Gestión del tiempo de la pareja y actividades personales

Después de la boda y la luna de miel, te espera la abrumadora realidad de la vida matrimonial. Tienes las mismas 24 horas que cuando estabas soltero, pero ¿cómo distribuyes tu tiempo para ti, tu carrera, tus aficiones, amigos, familia y tu nueva pareja? 

A pesar de los consejos tácitos y útiles de amigos y familiares de que el matrimonio requiere trabajo, tienes la enorme tarea de alimentar tu matrimonio con tu pareja lo mejor que puedas.

Incompatibilidad sexual

Si deseas el sexo más a menudo que tu pareja, esto puede causar desacuerdos entre tú y tu pareja.

El estrés del trabajo, las responsabilidades en el hogar, la desconfianza en el cuerpo, las inhibiciones en la intimidad y la falta de comunicación sexual sincera son debilidades graves e inmediatas que pueden causar conflictos en un matrimonio.

Una mirada superficial muestra que el establecimiento de una cercanía emocional con el cónyuge y otras formas de intimidad, son esenciales para disfrutar de la cercanía sexual y el vínculo con la pareja.

No resolver los problemas financieros en el matrimonio

Los problemas financieros no resueltos en un matrimonio pueden hacer tambalearse hasta al más fuerte de los matrimonios.

Los problemas de dinero pueden destruir un matrimonio y conducir directamente al divorcio. Los estudios confirman que el 22% de los divorcios se deben a problemas financieros en el matrimonio, no a infidelidades o desacuerdos.

Las principales causas de la presión sobre los matrimonios son no informar plenamente a la otra parte de la situación financiera propia, la celebración excesiva del matrimonio y la situación de las pensiones alimenticias de matrimonios anteriores.

También hay conflictos en los matrimonios debido a los diferentes temperamentos. Por ejemplo, cuando uno de los miembros de la pareja es trabajador y el otro gaste mucho. 

Se produce un cambio fundamental en las prioridades y preferencias financieras, y el cónyuge que trabaja estará resentido con el que no trabaja, no mantiene y depende económicamente.

Enfoques contradictorios en materia de infancia

Los niños pueden ser un gran activo para la familia. Sin embargo, tener hijos es una prolongación de uno mismo. Esto puede ser un punto de escalada de graves problemas matrimoniales.

Uno de los cónyuges puede estar deseoso de formar una familia, mientras que el otro puede querer posponerlo hasta un momento posterior en el que sea económicamente estable.

La crianza de los hijos es un reto y pueden surgir conflictos sobre la escolarización, el ahorro para el futuro y la separación de los gastos y costes de la maternidad.

Expectativas no cumplidas: expectativas irrazonables

Las expectativas pueden ser poco realistas o poco razonables, lo que siempre puede provocar grandes conflictos en un matrimonio.

Un miembro de la pareja cree que el otro es clarividente y tiene las mismas expectativas. Cuando las cosas y los acontecimientos no salen como deberían, puede surgir la frustración. Las parejas discuten con sus compañeros sobre el estilo de vida, las vacaciones y las fiestas, el hogar y la vivienda. 

Se quejan de la falta de aprecio, de las expectativas relacionales, del reparto de las tareas domésticas o incluso de un cónyuge molesto que no apoya sus opciones profesionales como esperaban.

Cuatro tipos de parejas

Según Gottman, hay tres tipos de resolución de problemas en los matrimonios sanos: la volatilidad, el validador y la evitación del conflicto. Estos tres enfoques pueden ayudar a construir un matrimonio estable y duradero

Por el contrario, la cuarta vía -la resolución hostil del conflicto- tiene más probabilidades de conducir al divorcio. Gottman explica que ciertos rasgos asociados a cada enfoque determinan si un matrimonio acabará en divorcio o no.

Parejas volátiles

Las parejas emocionalmente inestables tienden a tener muchos conflictos y discusiones, pero la reconciliación es más importante. Estas parejas discuten apasionada y constantemente.

Según Gottman, a pesar de ser inestables, discuten abiertamente, se pelean en voz alta, son cariñosos y les gusta reconciliarse. Sus volcánicas discusiones parecen ser sólo una pequeña parte de su cálida y cariñosa relación.

La pasión y las discusiones parecen convertirse en una gran relación de reconciliación, risas y amor. Aunque discutan, resuelven sus diferencias.

Las parejas volátiles se ven a sí mismas como iguales y muestran individualidad y libertad en el matrimonio. Se abren al otro tanto en lo positivo como en lo negativo y sus matrimonios suelen ser apasionados y emocionantes.

Según las investigaciones de Guttman, las discusiones recurrentes se contrarrestan con los aspectos positivos de la relación. 

Tales como las caricias, las sonrisas, los cumplidos y las risas. Estas parejas pueden permanecer juntas durante mucho tiempo. Las parejas volátiles comparten discusiones apasionadas.

Parejas validadoras

Las parejas validadoras tienen discusiones más educadas. Mantienen la calma durante los conflictos y están dispuestos a ayudar a resolver los problemas

Buscan constantemente compromisos y siempre intentan resolver los problemas para lograr resultados mutuamente aceptables. El respeto mutuo limita el contenido y el alcance de los debates.

La atención se centra en la comunicación y compromiso para fortalecerse mutuamente, incluso cuando hay fuertes desacuerdos. Esto requiere empatía y comprensión del punto de vista del otro. Incluso cuando se discuten temas controvertidos, suelen ser atentos, tranquilos y comedidos.

Las parejas validadoras tratan de persuadir a su pareja y acaban encontrando un terreno común. Cuando surgen problemas, se hacen saber que respetan la opinión del otro y creen que sus sentimientos son válidos. 

Cuando no están de acuerdo, reconocen a la otra persona y le hacen saber que siguen pensando en sus sentimientos, aunque no estén totalmente de acuerdo con el punto de vista del compañero.

Las parejas que se ponen de acuerdo tienen en cuenta con calma los sentimientos de su pareja incluso cuando no están de acuerdo.

Parejas que evitan el conflicto

Las parejas que evitan los conflictos a veces discuten y tratan de evitarlos a toda costa. Piensan que no tiene sentido discutir los conflictos, pero necesitan desahogar su ira abiertamente, por lo que los manejan con suavidad y cuidado.

Estas parejas están de acuerdo siempre y a veces tienen desacuerdos, pero esto puede llevar a callejones sin salida. 

Según Gottman, las parejas que evitan los conflictos creen que sus valores y puntos en común son mucho más importantes que sus diferencias, y que éstas son irrelevantes o fáciles de aceptar.

Estas parejas tienen un estilo matrimonial de evitación, en el que intentan resolver los problemas por su cuenta en lugar de discutirlos con su pareja, y esperan que los problemas se solucionen solos con el tiempo.Los evasores no hablan para evitar el conflicto.

Pareja antipática u hostil

Las parejas hostiles siempre discuten ferozmente, y sus peleas son amargas y enconadas. Cuando discuten, abundan los insultos, las acusaciones y el sarcasmo. 

Estas parejas son incapaces de mantener una proporción de 5:1 entre los aspectos positivos y negativos de sus conflictos, y hay más aspectos negativos que positivos en sus relaciones.

Las disputas de parejas hostiles se caracterizan por la crítica exagerada, el desprecio, la actitud defensiva y el retraimiento. Su comunicación no es sana, no escuchan lo que dice el otro y los conflictos son peligrosos para su comunicación.

Muchas parejas hostiles intentan activamente resolver sus diferencias, pero a menudo sin éxito. Otros mantienen la distancia, no muestran interés, son críticos e incluso pueden mostrar agresividad temporal o reacciones defensivas. Estas parejas son más conflictivas que los otros tres tipos.

Resumiendo todo lo anteriorlos conflictos de parejapertenecen a la pareja y deben resolverse como tal. A la larga, no tiene sentido forzar a la pareja, aunque no se pueda llegar a un acuerdo plenamente satisfactorio.

En el peor de los casos, hay que llegar a acuerdos cuando surgen los desacuerdos y alcanzar al menos un mínimo de entendimiento.

Fuentes

Deja un comentario