Ofidiofobia: Todo lo que debes saber y hacer para superarla

La ofidiofobia, o fobia a las serpientes, es un miedo ilógico, profundo y persistente a las serpientes. Este reptil es tan tímido que ver una foto o un juguete suyo puede desencadenar un implacable ataque de pánico.

Ofidiofobia

Es la segunda fobia más común en el mundo, y afecta a alrededor del 10% de la población. Además, se calcula que un tercio de los seres vivos tiene algún miedo a las serpientes.

La forma más común de fobia a las serpientes es la herpetofobia, que se engloba dentro del término zoofobia. La herpetofobia es un miedo profundo y exagerado a los reptiles de todo tipo.

Pero, ¿por qué la gente tiene miedo de las serpientes? ¿Tienes una fobia a las serpientes que ni siquiera sabes que existe? A continuación vamos a explorar esta fobia común tan extendida y averiguar cómo superarla.

¿Qué causa la ofidiofobia?

El miedo a las serpientes, como otras fobias, puede tener muchas causas. De hecho, varios factores pueden convertir un miedo latente (no desarrollado) en un miedo inducido. Las causas más frecuentes son:

  • Comportamiento aprendido. Si has crecido con padres o familiares que tenían miedo a las serpientes, probablemente sepas que las serpientes son algo que da miedo. En otras palabras, esto se aplica a muchas fobias específicas, incluida la fobia a las serpientes.
  • Experiencias de terceros. Escuchar a alguien describir una experiencia aterradora con una serpiente puede ser un desencadenante. El miedo siempre surge cuando esperas algo, en lugar de recordar que has experimentado algo que te ha causado dolor o malestar.
  • Malas experiencias. Los encuentros especialmente traumáticos con serpientes en la infancia pueden desencadenar una fobia a las serpientes de por vida. Esto puede incluir ser mordido o estar en un entorno aterrador con una serpiente asomando, y sentirse atrapado e indefenso.
  • Representación de los medios de comunicación. Tenemos miedo de algo porque los medios de comunicación y la sociedad nos dicen que lo temamos. Los payasos, los murciélagos, las ratas y las serpientes siempre estarán en esta posición.

Si has visto demasiadas películas de terror o fotos de serpientes que dan miedo durante mucho tiempo, puedes desarrollar un miedo a las serpientes.

¿Cuáles son las señales a las que hay que prestar atención?

Al igual que otras fobias y trastornos de ansiedad específicos, la ofidiofobia se caracteriza por ciertos síntomas. Estos signos pueden dividirse en tres grandes categorías: físicos, cognitivos y de comportamiento.

Al igual que ocurre con los demás síntomas, no existen síntomas comunes, sino que varían en frecuencia y gravedad. Las diferencias individuales en la gravedad de estos síntomas dependen del nivel de ansiedad de la persona.

Síntomas físicos

Cuando una persona con fobia a las serpientes se encuentra en una situación en la que aparece una serpiente, el sistema nervioso autónomo se activa automáticamente.

Esta hiperactividad crea una postura biológica en la que se producen enormes cambios y transformaciones. Estos cambios incluyen:

  • Aceleración del ritmo cardíaco.
  • Aumento de la sudoración.
  • Confusión.
  • Desmayo o pérdida de conocimiento.
  • Mareos y vértigos.
  • Náuseas.
  • Problemas gastrointestinales.
  • Sensación de presión en el pecho.
  • Un escalofrío incontrolable.
  • Una sensación de asfixia.

Síntomas cognitivos

Para que haya signos físicos asociados a la presencia de una serpiente, debe haber también signos cognitivos previos. Este síntoma cognitivo está causado por una combinación de estímulos fóbicos, pensamientos y creencias irracionalessobre los reptiles.

Estas creencias distorsionadas contribuyen al desarrollo y causan la fobia.

  • Imágenes mentales desagradables y poco placenteras.
  • Miedo a no ser capaz de tratar el tema adecuadamente y perder el control.
  • Pensamientos obsesivos similares sobre las serpientes.
  • Pensamientos y creencias intrusivas, incontroladas y no controlables sobre las serpientes.
  • Sensación de irrealidad.

Síntomas conductuales o de comportamiento

Como cualquier otra afección en la que el miedo o la ansiedad escapan al control de la persona, la ofidiofobia implica señales de comportamiento que se producen en respuesta a un estímulo desagradable.

Estos comportamientos pueden utilizarse para evitar directamente el acontecimiento estresante o para escapar lo más rápidamente posible cuando se presenta un estímulo aversivo. Estos comportamientos se conocen como comportamientos de huida y evasión.

Para evitar el encuentro con una serpiente, nos comportamos con lo que se conoce como conducta de evitación. Este comportamiento incluye una variedad de acciones para evitar el estímulo fóbico y para evitar el malestar y la ansiedad que provoca.

Algunos ejemplos de comportamientos de evitación son: evitar siempre los zoológicos u otros establecimientos en los que pueda haber reptiles, o evitar los lugares exóticos.

Por último, cuando el encuentro con un estímulo temible es inevitable, se produce un comportamiento de huida y, en caso de malestar, se toman todas las medidas para evitar la situación lo antes posible y de forma inmediata.

Tratamiento para la ofidiofobia

Es importante estar seguros que el miedo a las serpientes que se siente es realmente una fobia. Por ello, el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DMS) de la APA recoge las condiciones de este trastorno.

  • Tiene un miedo persistente y excesivo a las serpientes, aunque sabe que no es peligroso.
  • Los encuentros con serpientes provocan pánico y miedo.
  • Percepción de que el miedo a las serpientes es exagerado (sólo adultos).
  • El contacto con las serpientes debe evitarse a toda costa.

Si notas alguno de estos signos, es posible que tengas que acudir a un especialista para que te ayude a elegir el tratamiento más adecuado. Estos son algunos de los tratamientos más comunes y eficaces:

Terapia de exposición

El objetivo de esta terapia, como su nombre indica, es tratar gradualmente las cosas angustiosas. Esto crea un entorno seguro y controlado en el que el paciente se siente más cómodo. Este fenómeno también se llama desensibilización.

En este caso, al paciente se le muestran gradualmente imágenes de serpientes, juguetes que imitan su aspecto, serpientes muertas y serpientes vivas a distancia. Esto significa que el paciente puede tocar el animal e incluso ponérselo al cuellocuando esté preparado. 

Mientras la persona permanezca tranquila, el cerebro puede controlar el miedo y la ansiedad.

Reestructuración cognitiva

Esta técnica también se conoce como terapia cognitivo-conductual. Su objetivo es cambiar las actitudes negativas hacia las serpientes y eliminar los signos de miedo y pánico. Se basa en la biorretroalimentación y las técnicas de relajación.

Técnicas de relajación

Las técnicas de relajación tienen como objetivo proporcionar a la víctima habilidades y técnicas para mantener la calma en un estado de miedo. La calma mental y física se consigue mediante sesiones de reflexión, ejercicios de respiración y ejercicios positivos.

Medicamentos

A menudo sólo se utiliza en casos graves. Los antidepresivos (ISRS) o los ansiolíticos pueden mejorar mucho los síntomas de este trastorno, pero su uso prolongado puede provocar adicción y otros efectos secundarios.

5 consejos para superar la ofidiofobia

La fobia a las serpientes puede superarse de varias maneras, además de con la ayuda de un terapeuta profesional, como saliendo a la naturaleza, visitando zoológicos y aprendiendo más sobre las serpientes.

He aquí cinco consejos para superar la fobia a las serpientes.

  • Pasa más tiempo al aire libre.

Esto significa pasar más tiempo al aire libre, lo que es especialmente importante para aquellos que evitan ver serpientes porque les dan miedo. Pasar tiempo al aire libre es bueno para la salud física y mental, y ayuda a reducir los comportamientos de evitación que pueden reforzar el miedo.

  • Ir al zoo

Una buena forma de superar el miedo a las serpientes es enfrentarse a ellas en un entorno controlado con vallas de cristal y metal.

  • Más información sobre las serpientes

Algunas serpientes son peligrosas, otras no. Conocer la diferencia entre serpientes venenosas y no venenosas te ayudará a saber qué serpientes debes evitar y cuáles pueden ser menos peligrosas. La mente es poderosa y puede ayudarte a perder el miedo y a controlarte.

  • Utiliza la conciencia plena para desviar los pensamientos ansiosos

Cuando sentimos pánico o ansiedad, solemos pensar en el «peor escenario», aunque sea poco probable. En este caso, utiliza la atención plena para devolver tu atención a lo que está presente: tu respiración, tu entorno, tus sentidos.

  • Establecer objetivos realistas

Puede que quieras quitarte el miedo a las serpientes, pero no tienes que conocerlas tan bien como para querer tenerlas como mascotas. 

Si no trabajas en un zoo o en otro lugar en el que te encuentres habitualmente con serpientes, puedes establecer objetivos realistas. Esto incluye ideas como «no me importa ver serpientes» o «no me importa ir de excursión».

Preguntas frecuentes

¿Cuál es la diferencia entre la fobia a las serpientes y el miedo a las serpientes?

Esta es la diferencia entre un «miedo normal» y una «fobia».

Miedo normal a las serpientes

Capacidad de tolerar serpientes en una jaula o en un zoológico.
Miedo las serpientes venenosas.
No quieres tocar ni acercarte demasiado a una serpiente.
No vas a cambiar tu vida cotidiana para evitar las serpientes.
Odias o no te gustan las serpientes
Sólo piensas en las serpientes cuando las ves.
Tienes miedo cuando ves serpientes.

¿Cuáles son los síntomas de Fobia a las serpientes (ofidiofobia)?

Alto temor a algunas serpientes.
Cambios en la vida cotidiana para evitar las serpientes.
Intolerancia a las serpientes en la jaula/zoo.
Miedo severo a las serpientes.
Miedo, pánico y terror a las serpientes.
No puedes ni mirar a las serpientes.
Pensamientos frecuentes sobre las serpientes

¿Qué debería saber para enfrentarme a la fobia a serpientes?

Lo que hay que saber sobre las serpientes
Hay unas 3.500 especies de serpientes registradas.
La serpiente más grande jamás capturada medía 7,5 m de largo y pesaba unos 250 kg.
Las serpientes causan 2,5 millones de mordeduras venenosas y más de 125.000 muertes al año.
La mayoría de las muertes por mordedura de serpiente se producen en el sudeste asiático, Brasil, partes de África e India.
Los chimpancés tienen tanto miedo a las serpientes como los humanos.
Las serpientes son un signo en las farmacias.
Los actores Justin Timberlake y Salma Hayek y el personaje Indiana Jones han sufrido «ofidiofobia».
A lo largo de la historia, las diferentes culturas han atribuido a este animal diversos símbolos contradictorios: la inteligencia, la eternidad, la oscuridad, el mal, los poderes psíquicos, el diablo, la muerte y el poder sexual.

Fuentes

Deja un comentario