Homofobia: ¿Eres homofóbico? Todo lo que debes saber

La homofobia es un término que designa las reacciones o comportamientos negativos, de miedo o de odio hacia los gays y las lesbianas. Es una denominación errónea porque es un miedo absurdo y claustrofóbico a los homosexuales.

homofobia

La homofobia no es una fobia personal, se trata un prejuicio cultural. Tal vez una de las razones del miedo y el odio cultural hacia las lesbianas y los gays sea que las relaciones sexuales homosexuales no se ajustan a las expectativas heterosexuales sobre el sexo y la reproducción.

Es un prejuicio que va acompañado de acoso y violencia contra quienes son percibidos como homosexuales. Si quieres conocer más sobre el tema, sigue leyendo.

¿Cuáles son las causas de la homofobia?

  1. La homofobia personal (prejuicio interiorizado),  suele estar causada por la desinformación.
  2. Al igual que el sexismo y el racismo, es un síntoma de homosexualidad.
  3. Incluso con información precisa, los mitos sobre las personas LGBTQ persisten en las sociedades a las que pertenecemos.
    • Pocos niños reciben información objetiva sobre las personas LGBTQ.
    • Muchos adultos siguen creyendo en los estereotipos que aprendieron de niños.
    • Muchas sociedades religiosas y conservadoras difunden mentiras sobre las personas bisexuales, gays y lesbianas.
  4. La homofobia interpersonal (acoso y discriminación personal) puede explicarse no sólo por los prejuicios, sino también por factores psicológicos.
  5. Las personas que se sienten incómodas con su sexualidad, o que se sienten amenazadas por la sexualidad de las personas de su mismo sexo, tienden a ser más homófobas.

También son más rígidas en su juicio sobre lo que es sexualmente «apropiado». Así como más propensas a castigar o imponer sus creencias a las personas LGBTQ.

  • La homofobia institucional es, en cierta medida, el resultado de la competencia por el poder. Las comunidades como la nuestra crean chivos expiatorios para mantener el statu quo y proteger sus posiciones de poder.
  • A lo largo de este siglo, grupos como los judíos, los afroamericanos, los asiáticos, los latinos, los indios americanos, las mujeres y las personas LGBTQ han sido culpados de una amplia gama de males sociales y económicos.
  • Cuando el chivo expiatorio gana, el grupo dominante no puede engañar ni renunciar a sus privilegios.
  • La homofobia cultural es en gran medida el resultado de las normas sociales sobre la sexualidad «correcta».
  • Las relaciones sexuales entre mujeres y hombres se han dado en todas las sociedades a lo largo de la historia. Estas son abiertamente aceptadas en muchas culturas.
  • Sin embargo, en la cultura occidental, las relaciones sexuales fuera de las relaciones sexuales primarias para la procreación y el matrimonio heterosexual están ampliamente reprimidas. En consecuencia, las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo son ciertamente temidas y estigmatizadas.

También hay un factor psicológico en juego.

  • Las personas que tienen miedo por su orientación sexual pueden sentirse amenazadas o avergonzadas por sus sentimientos.
  • Tienden a establecer relaciones más estrechas con personas afines y tratan de animar, empujar o castigar a otras personas LGBTQ.
  • La homofobia institucional incluye los prejuicios en el lugar de trabajo, donde la comunidad culpa al equipo de las desventajas socioeconómicas. Así como los prejuicios sociales contra los judíos y los afroamericanos.
  • Culturalmente, hay ciertas reglas sobre lo que es apropiado y lo que no lo es.
  • Las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo son temidas o mal vistas porque la sociedad suprime cualquier otro tipo de relaciones sexuales (excepto para los fines primarios de procreación y desarrollo racial).

Síntomas de la homofobia

La homofobia es una patología que afecta a toda la sociedad. Aunque la Asociación Americana de Psicología afirma que ser gay o lesbiana no es más anormal que ser zurdo, la sociedad lo teme. Los síntomas más comunes son:

  • Los homófobos tratan de evitar a las personas homosexuales.
  • Acercarse a ellos hace que la persona fóbica reaccione con miedo y asco.
  • Pueden temblar, sudar, querer huir o incluso sentir ira u odio.
  • Muchos homosexuales abusan de estas personas.
  • Creen que estos hombres y mujeres son anormales (enfermos) o inmorales (pecadores).
  • Las personas LGBTQ intentan corregir su orientación sexual o negar o corregir desesperadamente lo que sienten.
  • Algunos incluso se suicidan por miedo.

¿Hay tratamiento para la homofobia?

La homofobia está muy extendida en esta y otras sociedades. Dado que todos somos un producto de la sociedad a la que pertenecemos, la mayoría de nosotros llevamos la homofobia con nosotros. No importa la orientación sexual. Debes asumir que eres homófobo.

Para combatir la homofobia de forma constructiva, primero debemos reconocer que está extendida en nuestras vidas. Pero una vez que aceptas que eres homófobo, puedes responsabilizarte de tus decisiones y cambiar tu comportamiento.

No solo hay que reconocer que la homofobia sigue existiendo, sino que también tenemos la oportunidad de hacer lo siguiente:

  • El problema es la homofobia, no la homosexualidad. Hablar de la homofobia con amigos y colegas.  Para mucha gente, hablar de las personas LGBTQ solo es posible en el contexto de los «chistes» homófobos.
  • Considera las similitudes y diferencias entre la homofobia y otras formas de opresión.
  • Utilizar lo que sabes sobre el racismo, el sexismo, el clasismo, etc. para comprender mejor la homofobia y buscar formas de responder a la misma.
  • Escuchar las experiencias de las personas LGBTQ y considerar que la opresión que sufren está justificada. Del mismo modo, considera que las personas LGBTQ experimentan el mundo de forma diferente a las personas heterosexuales.
  • Apoya activamente las medidas contra la discriminación y las campañas para acabar con los prejuicios y la violencia contra las personas homosexuales.

Preguntas frecuentes

¿Qué puedo hacer para luchar contra la homofobia?

Nadie tiene derecho a discriminar, intimidar o dañar psicológica o físicamente a otra persona. Hay muchas cosas que puedes hacer para detener la homofobia, la bifobia y la transfobia.

  • No utilices palabras negativas u ofensivas para describir a las personas LGBTQ.
  • Incluso un simple comentario como «eso es gay» puede herir a alguien.
  • No estereotipar ni hacer suposiciones sobre las personas LGBTQ.
  • Apoya a la comunidad LGBTQ, independientemente de su orientación sexual o identidad de género. Esto se llama alianza.
  • Haz saber a las personas LGBTQ que te rodean que eres su amigo y aliado.
  • Infórmate sobre los temas LGBTQ.
  • Respetar las decisiones de las personas LGBTQ sobre cuándo y dónde salir del armario.
  • Únete o crea una alianza gay/heterosexual en tu escuela.
  • Recuerda que ser LGBTQ es sólo una parte de una identidad y una vida complejas.
  • Interésate por las parejas de los amigos y familiares LGBTQ de la misma manera que lo haces por las parejas de los heterosexuales.

Si crees que otros son homófobos o bisexuales, responde si hacen bromas ofensivas, utilizan un lenguaje negativo, insultan o acosan a una persona por su orientación sexual o identidad de género.

Enfrentarse a la homofobia de los demás

Decide si es seguro para ti plantear esta cuestión. ¿Quieres enfrentarte a un desconocido en público o en privado con un amigo o familiar? ¿Quieres hablar ahora o cuando estés a solas con esa persona? ¿Es más seguro rendirse y marcharse?

Haz preguntas y mantén la cabeza fría. A menudo la persona no se da cuenta de que las palabras que utilizas son insensibles. Evita ofender a la persona y dile por qué te parecen ofensivas sus palabras.

¿Cuáles son los Niveles de actitud homofóbicos?

  • Exclusión o repulsión: la homosexualidad se considera un «pecado contra la naturaleza». Los homosexuales son siempre enfermos, locos, inmorales, pecadores y malvados, por lo que cualquier cosa que pueda cambiarlos está justificada. Por ejemplo, la hospitalización, la cárcel, la terapia de comportamiento negativo, incluido el electroshock.
  • Lástima: el machismo heterosexual existe. La heterosexualidad es más madura y ciertamente más aceptable. Si es posible ser heterosexual, hay que destacarlo, y hay que compadecer y simpatizar con los que se consideran «nacidos así».
  • Tolerancia: La homosexualidad es una etapa de la adolescencia por la que pasan muchas personas, y la mayoría la «supera». Por lo tanto, los homosexuales son menos maduros que los heterosexuales y deben ser tratados con la misma defensiva y compasión que los niños pequeños. Los gays y las lesbianas no deberían estar en puestos de liderazgo (porque siguen haciendo su trabajo en base a su comportamiento adolescente).
  • Aceptación: siempre implica «aprobación» y se caracteriza por afirmaciones como «para mí no eres gay, sólo eres una persona», «lo que hagas en la cama es asunto tuyo» y «está bien, siempre que no hagas alarde de ello». 
  • Ignora las realidades sociales y jurídicas. Ignora el dolor de la invisibilidad y el estrés que provoca el comportamiento en el armario. La frase «presumir» suele significar «decir o hacer cosas que llaman la atención de la gente».

Recomendaciones terapéuticas

Si la homofobia se ve como una adicción a los miedos profundos, debería verse como una etapa realmente manejable.

Como la mayoría de los homosexuales no son plenamente conscientes de su trastorno, no suelen buscar tratamiento.

Aquellos que buscan enmendar su camino tal vez deberían preguntarse primero si el miedo o la ira ante la homosexualidad es la reacción correcta. Entonces vale la pena reflexionar sobre por qué es tan difícil convivir amablemente con personas que piensan y sienten de forma diferente a nosotros.

No todos los homófobos tienen la misma motivación para cambiar. En este contexto, es importante subrayar que la opresión y la persecución de lesbianas y gays no es sólo una consecuencia social de la homofobia. Es un claro impacto en la vida emocional y sexual de los heterosexuales.

A menudo ha impedido que los hombres se muestren afectuosos entre sí y que las amistades femeninas sean «demasiado intensas».

La homofobia ha impedido a muchos hombres y mujeres explorar nuevas formas de cooperación interpersonal. Debido a las rígidas actitudes de los homófobos hacia los patrones de comportamiento sexual homosexual.

La homofobia es un hábito de 24 horas que es difícil de cambiar. Sin embargo, debemos ser optimistas ante los inevitables contratiempos del camino.

La homofobia persistirá en las sociedades a las que pertenecemos mientras la gente no tenga miedo de sus sentimientos homosexuales. Este proceso puede ser largo y difícil, porque implica grandes cambios en la sociedad.

Fuentes

Deja un comentario