Claustrofobia: ¡Aprende a superar tu miedo hoy!

La claustrofobia es una fobia situacional causada por un miedo profundo e incomprensible a los espacios pequeños o abarrotados. La claustrofobia puede ser causada por:

  • Estar encerrado en una habitación sin ventanas
  • Estar atascado en un ascensor lleno de gente
  • Conducir por una carretera con mucho tráfico
Claustrofobia

La claustrofobia es una de las fobias más comunes. Si sufres de claustrofobia, puedes sentir como si tuvieras un ataque de pánico, aunque esto no es un ataque de pánico.

Para muchas personas, la claustrofobia puede curarse por sí sola. Otros pueden necesitar terapia para superar los síntomas de la claustrofobia.

La experiencia más común es la sensación o el miedo a perder el control. Se calcula que en el Reino Unido, alrededor del 10% de la población ha sufrido de claustrofobia.

¿Cuáles son los desencadenantes para esta fobia?

La claustrofobia puede ser desencadenada por una variedad de situaciones y sentimientos. También puede desencadenarse al pensar en una situación con la que no te has encontrado.

Las causas más comunes de la claustrofobia son:

  • Ascensores
  • Baños públicos
  • Carros con cierres centrales
  • Equipo de lavado de coches
  • Habitaciones de hotel con ventanas cerradas
  • Metro
  • Puertas giratorias
  • Túneles
  • Vestuarios en las tiendas

Si en los últimos seis meses te has sentido incómodo en espacios reducidos o en multitudes, o has evitado estas situaciones, es posible que tengas claustrofobia.

¿Cuáles son las causas de la claustrofobia?

Las causas exactas de la claustrofobia aún no se conocen y pueden variar de una persona a otra. Sin embargo, existen varias teorías sobre las causas de ciertas fobias, entre ellas la claustrofobia.

Las fobias específicas, como la claustrofobia, son similares en el sentido de que ciertas áreas del cerebro están hiperactivas. Se trata de la amígdala, el tálamo derecho, la ínsula izquierda y el cerebelo.

Traumatismos en la infancia

Los psicólogos creen que los factores ambientales, como los traumas infantiles, pueden contribuir al desarrollo de la claustrofobia. Esto puede incluir experiencias como el confinamiento en un espacio reducido, el abuso o la intimidación.

Percepción del espacio cerrado

La claustrofobia también puede desencadenarse por las diferencias en la percepción del entorno circundante, lo que puede denominarse «espacio personal» o «burbuja personal».

Un análisis de 2011 demostró que las personas con espacios domésticos más grandes son más propensas a sufrir claustrofobia. Esto puede estar relacionado con la función protectora de los espacios cerrados.

Genética

La claustrofobia también puede tener causas genéticas: un análisis de 2013 descubrió que las personas con claustrofobia son más propensas a tener una mutación en el gen GPM6A.

Síntomas comunes de la claustrofobia

La claustrofobia es un trastorno de ansiedad. Los síntomas suelen aparecer en la infancia o en la edad adulta. Estar en un espacio cerrado o la idea de estar en un espacio cerrado puede provocar ansiedad, como dificultades para respirar, falta de oxígeno y malestar por estar atado.

Cuando la ansiedad alcanza un determinado nivel, una persona puede empezar a sentir:

  • Adormecimiento
  • Aumento del ritmo cardíaco y de la presión arterial
  • Boca seca
  • Confusión o desorientación
  • Dificultad para respirar
  • Dolor de cabeza
  • Hiperventilación o sibilancias
  • Inquietud o temblores, mariposas en el estómago
  • Ir al baño
  • Mareos, desmayos o aturdimiento.
  • Miedo a la enfermedad o al malestar
  • Náuseas
  • Opresión en el pecho, dolor en el pecho, dificultad para respirar
  • Sofocos
  • Sudoración y escalofríos

Lo preocupante no es el espacio cerrado, sino el miedo a lo que pueda ocurrirle a la persona si se ve confinada en ese espacio. Una persona tiene miedo de perder el oxígeno. Estos son algunos ejemplos de espacios pequeños que pueden provocar ansiedad.

La claustrofobia está causada por la sensación de aprisionamiento que puede desarrollarse si se está confinado en un espacio así.

  • Ascensores y vestuarios en las tiendas.
  • Aseos públicos
  • Aviones
  • Diversos equipos médicos, como escáneres de resonancia magnética.
  • Habitaciones pequeñas, habitaciones cerradas, habitaciones con ventanas que no se abren.
  • Lavado automático de coches
  • Los coches, especialmente los que tienen sistemas de cierre centralizado.
  • Puertas giratorias
  • Superficies densas
  • Trenes y metros
  • Túneles, sótanos y bodegas

Las reacciones del paciente pueden ser:

  • Al entrar en la sala, comprueba la salida y ponerse cerca de ella.
  • Es una sensación incómoda cuando todas las puertas permanecen cerradas.
  • Una gran cantidad de personas en la puerta durante una fiesta o una reunión tensa
  • Evitar viajar en coche o en bicicleta con otras personas cuando se produzcan atascos.
  • Utilizar las escaleras en lugar del ascensor, aunque le resulte incómodo.

La claustrofobia es el miedo a estar confinado en un lugar concreto, y muchas personas sienten este miedo incluso cuando hacen cola en una ventanilla.

Estos síntomas pueden ser leves o graves. La claustrofobia también puede ser más grave en personas con claustrofobia porque:

  • Evitan las situaciones desencadenantes, como los aviones, el metro, los ascensores y los coches abarrotados.
  • Siempre hay una salida desde la habitación en la que se entra.
  • Tienes miedo a que la puerta se cierre detrás de ti cuando entres en una habitación.
  • En una sala llena de gente, es importante estar cerca de la salida o caminar directamente hacia ella.

La claustrofobia puede ser provocada por muchas situaciones. Los factores desencadenantes pueden ser:

  • Alojarse en una habitación pequeña sin ventana
  • Viajar en una avioneta o un coche pequeño
  • Estar en un ascensor lleno de gente
  • Una resonancia magnética o un TAC
  • Estar de pie en un lugar grande y lleno de gente, como una fiesta o un concierto.
  • De pie en un armario

Otros lugares que pueden causar claustrofobia son:

  • Baños públicos
  • Cuevas y falsos techos
  • Lavado de coches
  • Puertas giratorias
  • Túneles
  • Vestuarios

Otras situaciones distintas a las mencionadas anteriormente también pueden provocar síntomas de claustrofobia.

También es posible que percibas los espacios pequeños o cerrados de forma diferente a otras personas. Esto se debe a que cada persona tiene una percepción diferente del espacio personal o «cercano».

Un análisis demostró que las personas cuyo cuerpo está rodeado de un gran espacio «cerrado» son más propensas a sentir claustrofobia cuando este círculo se rompe. Así, si tu espacio personal es de un metro y alguien se encuentra a un metro de distancia, es probable que te asustes.

Tratamiento

El tratamiento más común para la claustrofobia es la psicoterapia. Los distintos tipos de asesoramiento pueden ayudar a superar los miedos y a gestionar los estímulos. Habla con tu médico para saber cuál es el mejor tratamiento para ti. Las acciones pueden incluir:

Terapia cognitivo-conductual (TCC)

Un terapeuta cognitivo-conductual puede enseñarte a gestionar y cambiar los pensamientos negativos que surgen en situaciones de claustrofobia. Si cambias tus pensamientos, puedes cambiar tu actitud hacia estas situaciones.

Terapia racional emotiva conductual (TREC)

La TREC es una forma de TCC orientada a la acción que tiene lugar en el presente. La TREC aborda las reacciones, los sentimientos y los comportamientos no saludables, analiza las creencias irracionales y le ayuda a crear alternativas realistas y saludables.

Relajación y visualización

El terapeuta ofrece una serie de técnicas de relajación y visualización que pueden aplicarse a la claustrofobia. Estas técnicas pueden incluir ejercicios como contar hacia atrás desde diez, imaginar un lugar seguro, etc. Estas técnicas pueden ayudar a calmar los nervios y reducir el pánico.

Terapia de exposición

La terapia de exposición se utiliza a menudo para tratar los trastornos de ansiedad y las fobias. En esta terapia, al paciente se le coloca en una situación no amenazante que desencadena la claustrofobia para que pueda afrontar y superar sus miedos. 

La idea es que cuanto más te expongas a lo que temes, menos lo temerás.

Realidad virtual (RV)

Se trata de un espacio cerrado simulado por ordenador, como un ascensor o una máquina de resonancia magnética. En la RV, puedes entrar en un espacio cerrado y superar tus miedos en un entorno seguro.

Medicamentos

Los médicos también pueden recetar antidepresivos o ansiolíticos para ayudar a sobrellevar el pánico y los síntomas físicos. La medicación prescrita suele utilizarse como complemento del tratamiento.

Preguntas frecuentes

¿Hay Consejos para controlar la claustrofobia sin ir al médico?

Muchas personas con claustrofobia evitan los lugares que les provocan miedo. Sin embargo, puede que esta no sea la solución adecuada a largo plazo. De hecho, a veces nos encontramos en situaciones aterradoras pero inevitables. En segundo lugar, hay varias formas de hacer frente a un ataque.

  • Respira lenta y profundamente y cuenta hasta tres.
  • Concéntrate en algo seguro, como la manecilla de un reloj.
  • Sigue diciéndote a ti mismo que el miedo o la ansiedad pasarán.
  • Pregúntate por la causa de la ansiedad y repite que la ansiedad no tiene sentido.
  • Imagina y concéntrate en un lugar o momento en el que te sientas tranquilo.

También es importante no resistirse a un ataque una vez que se ha producido. Incluso si quieres detener el ataque, no ser capaz de detenerlo puede hacerte sentir aún más ansioso y exacerbar el ataque.

Reconoce el ataque, recuérdate que es normal tener estos sentimientos, no dejes que el ataque socave tu vida y recuerda que pasará.

¿Cuáles son los efectos de la claustrofobia?

La claustrofobia puede tener un impacto significativo en tu vida hasta ahora, impidiéndote hacer cosas que deberías disfrutar y dificultando tu salud. Por ejemplo, la claustrofobia resulta ser un gran desafío cuando de viajar se trata.

  • Volar puede ser una forma más rápida de viajar, pero estás confinado en un pequeño asiento rodeado de extraños.
  • Los trenes tienen asientos amplios y cómodos y se puede caminar por ellos, pero pueden ser lentos y puedes sentirte atrapado.
  • Las carreteras pueden ser estrechas, pero puedes parar y estirarte cuando quieras.

Si te encuentras en esta situación, tus vacaciones pueden resentirse y es posible que ni siquiera reserves su viaje debido a la ansiedad. 

Desde el punto de vista médico, la claustrofobia es peligrosa porque puede hacer que la gente evite las resonancias magnéticas básicas y otros procedimientos médicos relacionados.

¿Tiene la claustrofobia un componente genético o físico?

Otras teorías para explicar la claustrofobia incluye:

  • La amígdala más pequeña: La amígdala es la parte del cerebro que controla cómo el cuerpo humano gestiona el miedo.
  • Componente genético: un mecanismo evolutivo de supervivencia latente crea un comportamiento que no está predeterminado en el mundo actual.

Los estudios en ratones han demostrado que un solo gen puede causar un grave «estrés por intrusión» en muchas personas.

Un investigador señala que las personas claustrofóbicas tienen la impresión de que hay más cosas de las que realmente hay, lo que activa un mecanismo de defensa.

Fuentes

Medical News Today – What’s to know about claustrophobia?

NHS – Claustrophobia

Healthline – Everything You Should Know About Claustrophobia

WebMD – Claustrophobia

Deja un comentario