¿Qué es la Herpetofobia? Causas, síntomas y tratamiento

La herpetofobia es el miedo a los reptiles, especialmente a las serpientes y los lagartos. La gravedad de esta fobia específica subjetiva y generalizada varía tanto que es difícil determinar si se trata de una fobia clínica o simple sin la ayuda de un psicólogo.

Herpetofobia

Se cree que la herpetofobia, al igual que la aracnofobia, es una fobia evolutiva. Algunos creen que nuestros antepasados tendían a tener miedo de los animales, tanto vertebrados como invertebrados, que pudieran hacerles daño. 

Así, la prevalencia de reptiles venenosos en el entorno puede haber provocado el desarrollo de la herpetofobia a lo largo del tiempo.

El miedo a los reptiles es una fobia bastante individual, y sus síntomas pueden variar mucho. Si sólo tienes miedo de tocar una serpiente gigante, se puede hacer, pero otro paciente puede tener un problema más grave y puede que ni siquiera quiera mirar una foto de un pequeño reptil inofensivo.

Causas de la herpetofobia

Algunos animales provocan miedo en los humanos sin ninguna razón en particular. Un ejemplo de ello es la herpetofobia. Por lo general, el paciente no tiene motivos para temer a los reptiles. Quizá el miedo sea simplemente un proceso evolutivo.

Los primeros humanos y los habitantes de las cuevas se enfrentaban a menudo a reptiles venenosos y a menudo monstruosos. La mordedura de un animal de este tipo casi siempre provoca la muerte. 

Por lo tanto, los primeros humanos evitaban a estas criaturas evitando los árboles, arbustos, rocas y piedras donde vivían.

Otra razón para el gran temor a los reptiles puede ser las experiencias negativas con ellos en el pasado. Es posible que los niños pequeños e incluso los adultos se hayan encontrado con reptiles en el pasado, como una lagartija que se les cayó encima o en su comida.

Quizás una serpiente que se metió debajo de los pies durante un paseo por la naturaleza. Esta sensación de reptación puede asustar a las personas nerviosas.

En casos graves, ser mordido o herido por un reptil venenoso también puede causar miedo. Incluso una mordedura de reptil no letal (experimentada directa o indirectamente por la persona fóbica) puede provocar un miedo persistente a los reptiles.

Síntomas de la herpetofobia

Como en todas las fobias, el principal síntoma de la herpetofobia es la ansiedad. Además, como ya se ha mencionado, el miedo puede ser muy intenso, lo que lleva a ataques de pánico en toda regla.

Dependiendo de la gravedad del ataque de pánico, puede ser necesaria la hospitalización. Sin embargo, esto varía de una persona a otra y depende de muchos factores.

Además, las personas con herpetofobia pueden hacer todo lo posible para evitar el contacto con sus miedos. Por lo tanto, no sólo evitan los aspectos que pueden hacerles sentir miedo, sino que intentan evitarlo activamente adoptando un enfoque más cómodo.

Algunos de los signos más comunes de esta fobia son:

  • Boca seca
  • Confusión
  • Depresión
  • Dificultad para desplazarse a zonas con presencia de reptiles
  • Dificultad para respirar
  • Hiperventilación
  • Irritabilidad
  • La ira
  • Latidos rápidos del corazón (taquicardia)
  • Mareos
  • Miedo a la impotencia
  • Miedo a morir
  • Miedo a perder el control
  • Negarse a salir al exterior por miedo a encontrarse con un reptil
  • Presión arterial alta
  • Reacciones exageradas como gritos, llantos, temblores o hiperventilación en caso de encuentro inesperado con el reptil temido
  • Retirada
  • Sensación de impotencia
  • Sentirse desesperado
  • Sudoración
  • Temblores
  • Un fuerte miedo a estar cerca de los reptiles
  • Zumbidos en los oídos

Tratamiento para la herpetofobia

Las fobias específicas sólo deben tratarse si interfieren con el trabajo diario o la comunicación personal. Si crees que tiene signos de herpetofobia, debes consultar a un médico o terapeuta para determinar si se trata simplemente de un miedo cotidiano o si cumple los criterios para un diagnóstico clínico.

La gran mayoría de las fobias pueden superarse o curarse con un tratamiento adecuado. Sin embargo, a medida que se envejeces, las fobias no tratadas pueden empeorar y cambiar la vida.

Terapia de desensibilización sistémica

La terapia de desensibilización sistémica, basada en la terapia cognitivo-conductual, trata con éxito al 90% de las personas con herpetofobia. 

El Dr. Tom Stevens, profesor emérito y psicólogo de la Universidad de California, aconseja actuar o buscar la ayuda de un profesional de la salud mental en función de la gravedad de los síntomas.

Este procedimiento puede adoptar muchas formas, pero en muchos casos de fobias específicas, es un enfoque rutinario. Permite al paciente realizar el procedimiento a su propio ritmo y reduce su ansiedad.

La terapia de exposición

Es uno de los tratamientos más comunes para las personas con fobias. En la terapia de exposición, el terapeuta induce gradualmente el miedo en el paciente a lo largo del tiempo.

En el caso de la herpetofobia, el terapeuta puede empezar mostrando al paciente fotografías de reptiles o bichos espeluznantes. 

Esto puede ser un intento de desensibilizar al paciente mediante la reexperimentación del miedo. En teoría, cuanto más a menudo se expone una persona a algo que le da miedo, menos incómoda se siente en ese momento.

La TCC

Es una de las técnicas más utilizadas para ayudar a las personas con trastornos como el trastorno de ansiedad generalizada (TAG) y el trastorno obsesivo compulsivo (TOC). 

La TCC ayuda al terapeuta a averiguar por qué el paciente sospecha, siente y se comporta con una determinada ansiedad o preocupación.

Tratamiento de reducción del estrés basado en la atención plena (MBSR) para la herpetofobia

El MBSR es un programa piloto de ocho semanas que ofrece una formación en profundidad de mindfulness no profesional para personas que sufren ansiedad, estrés, depresión y otros problemas de salud mental. 

Se ha demostrado que el pensamiento consciente es muy beneficioso para las personas que sufren de ansiedad. Las personas con fobias a los animales pueden aprender una serie de habilidades que pueden reducir los altos niveles de ansiedad asociados a una fobia concreta.

Terapia de exposición a la herpetofobia

Como se ha mencionado anteriormente, la terapia de exposición es un tratamiento común para los trastornos de ansiedad como la herpetofobia. Puede ser una forma eficaz de desensibilizar al paciente ante un miedo concreto.

Sin embargo, el terapeuta que lo prescriba al paciente debe estar altamente capacitado. Por ejemplo, asustar ligeramente a una persona con herpetofobia puede no ser muy eficaz. Esto se debe a que se necesita un mayor impacto para provocar un cambio significativo en el paciente.

Preguntas frecuentes

¿Es lo mismo Herpetofobia y ofidiofobia?

La herpetofobia, a menudo llamada fobia a las serpientes, es una fobia a las serpientes. En este sentido, suele utilizarse como sinónimo de ofidiofobia. Sin embargo, ambos términos son completamente diferentes y, por tanto, es incorrecto equiparar uno con el otro.
La herpetofobia, como ya se ha mencionado, es el miedo a los reptiles y a ciertos anfibios en general. Esto incluye no sólo a las serpientes (que son las más temibles para los herpetófilos), sino también a otros animales como cocodrilos, lagartos, iguanas, ranas y sapos (estos dos últimos son anfibios).
Por estas razones, la ofidiofobia y la herpetofobia no son sinónimos, aunque están estrechamente relacionados. Más bien puede decirse que la herpetofobia es un complemento de la ofidiofobia, aunque esta última es más específica.

Estrategias de afrontamiento adicionales

Además de tratar la herpetofobia, existen otras estrategias de afrontamiento.

  • La herpetofobia es el miedo a los reptiles. Esto puede ocurrirle a cualquier tipo de reptil, pero es más común en serpientes y lagartos.
  • La herpetofobia es uno de los trastornos de ansiedad conocidos como fobia específica. Se dice que las personas con fobias específicas tienen un fuerte miedo al objeto temido y experimentan síntomas físicos como palpitaciones, sudoración y escalofríos.
  • Esta fobia puede superarse mediante terapia. Si crees que el miedo a los reptiles ha tenido un impacto significativo en tu vida, pide una cita para hablar con un profesional de la salud mental.

Fuentes

Deja un comentario