Agrafobia: Miedo al abuso sexual. Causas y tratamiento

La agrafobia es un miedo extremo e ilógico al abuso sexual. Es un miedo que sienten tanto las auténticas víctimas de abusos sexuales como las que han experimentado la histeria del abuso sexual.

Agrafobia

La diferencia, por supuesto, es que quienes han sufrido realmente abusos sexuales temen que se repita el trauma. Por eso desarrollan estrategias extremas para evitar esas situaciones. Por otro lado, a las víctimas de la histeria se les inculca un miedo antinatural a la violencia.

En ambos casos, las víctimas de la agrafobia temen la posibilidad de sufrir abusos sexuales y evitan a las personas y situaciones que consideran peligrosas. Aunque muchas otras personas no reconozcan el peligro.

¿Cómo se desarrolla la agrafobia?

Este miedo puede darse en niños y jóvenes que han sido testigos de abusos sexuales en vídeo o televisión. También hay pruebas de que este síntoma puede ser desencadenado por el miedo aparente de un adulto a que un niño sea objeto de abusos sexuales.

La investigación también ha demostrado que algunos niños tienen mucho miedo a las cosas malas. Por lo cual se está intentando cambiar la forma en que se presentan los riesgos a los niños para que no desarrollen miedos irracionales.

La agrafobia en personas que han sufrido abusos sexuales puede ser de corta duración. Para recuperarse de la agorafobia, es necesario volver a aprender a confiar, tanto si se ha producido un abuso sexual como si no. También hay programas para supervivientes de abusos sexuales.

Causas de la agrafobia

Una agresión suele ser el resultado de un grave trauma emocional que vincula psicológicamente a la persona con el abuso sexual. En la mayoría de los casos, las personas con antropofobia nunca han sufrido abusos sexuales

Pero pueden verse afectadas porque han visto abusos sexuales en la televisión o en persona, o porque han oído hablar de casos graves de abusos sexuales en los periódicos.

Estas situaciones pueden provocar mayor miedo en personas que ya tenían miedo antes de experimentar el abuso sexual, o que quizá no lo tenían en absoluto.

Cuando se desencadenan los elementos sensoriales y psicológicos de esta fobia, la persona que la padece tiene un fuerte miedo al abuso sexual. Siente que la situación que ha visto o imaginado podría sucederle si no toma ciertas medidas para garantizar su seguridad.

La causa exacta de la fobia varía de una persona a otra, pero en la mayoría de los casos está causada por lo siguiente:

  • Ser testigo de abusos sexuales en la televisión
  • Relatos de primera mano sobre abusos sexuales
  • Víctima de abusos sexuales
  • Un familiar o un niño ha sufrido abusos sexuales.
  • Falta de información sobre los abusos sexuales

En el pasado, ha habido muchos informes sobre el desarrollo de la agrafobia como resultado del abuso sexual. 

Por ejemplo, los padres de los niños que asistían a una guardería en la que se cometían abusos sexuales estaban tan estresados por la amenaza de que sus propios hijos se convirtieran en víctimas que se ponían histéricos. Debido a la desinformación, esto se llama agrafobia.

Síntomas de la agrafobia

Reconocer una fobia puede ser fácil. Si una persona se pone excesivamente ansiosa cuando se le habla de una situación en la que es probable que se produzca o se haya producido un abuso sexual, se considera un trastorno.

Por ejemplo, llevar a un niño a la escuela o a la guardería por primera vez, estar en contacto con alguien por primera vez o estar en un entorno donde hay personas del sexo opuesto.

En la fobia severa, el mero hecho de pensar en estas personas puede desencadenar los siguientes signos:

Síntomas físicos

  • Desmayo
  • Dificultad para respirar
  • Llanto histérico
  • Náuseas y vómitos
  • Respiración corta y superficial
  • Sensación de asfixia
  • Sofocos o enrojecimiento
  • Sudoración
  • Temblor
  • Temblores o escalofríos
  • Una sensación de tensión en el pecho

Síntomas emocionales

  • Miedo a la muerte
  • Miedo a la vergüenza
  • Sensación de desapego
  • Sensación de querer huir

Los síntomas lo suficientemente fuertes pueden provocar un ataque de pánico en toda regla. Si la persona fóbica experimenta esto repetidamente, puede sentirse ansiosa o avergonzada cada una o dos horas. Esto puede provocar ansiedad y depresión.

A menudo, el plan efectivo que consideran los fóbicos es evitar el evento por completo. Por desgracia, el comportamiento de evitación suele exacerbar la ansiedad y pronto afecta a todos los ámbitos de la vida.

Los niños pequeños con contreltofobia o agrafobia son incapaces de establecer relaciones significativas con otros adultos que no sean sus padres, incluidos los profesores. Puede ser difícil para un adulto con esta fobia mantener relaciones sin mostrar la misma vulnerabilidad que un niño pequeño.

Tratamientos para la agrafobia

Como ocurre con otros trastornos de ansiedad, del estado de ánimo y psiquiátricos, el tratamiento de la agrafobiaincluye asesoramiento, hipnosis, desensibilización y medicación.

Algunos de los fármacos utilizados para tratar otros trastornos de ansiedad y fobias también pueden utilizarse para tratar esta fobia. La terapia conductual también es un método habitual utilizado por los pacientes con agrafobia. 

Sirve para aprender a evitar los estímulos, gestionar el estrés y afrontar eficazmente la ansiedad, reduciendo así su impacto en su estilo de vida y en su vida cotidiana.

Asesoramiento

La agrafobia se considera un trastorno de ansiedad y puede tratarse con éxito con asesoramiento y apoyo psicológico. En general, la agrafobia puede ser tratada eficazmente por un psicólogo cualificado o un psicólogo formado en el tratamiento de los trastornos de ansiedad.

La terapia cognitivo-conductual (TCC) es un tratamiento muy eficaz para los trastornos de ansiedad. Puede ayudar a los pacientes con agrafobia a identificar y gestionar los factores que aumentan su ansiedad y su miedo al abuso sexual.

Las terapias conductuales, como la TCC, utilizan una serie de técnicas para detener los comportamientos no deseados asociados a la ansiedad elevada. 

Los pacientes aprenden a reconocer las situaciones que les provocan ansiedad. Así como controlar sus emociones y a relajarse para reducir los malos comportamientos que siguen estando relacionados con el bajo rendimiento y la calidad de vida.

Medicación

Los mismos fármacos que se utilizan ampliamente para tratar los trastornos de ansiedad también pueden ser eficaces para tratar la agrafobia. Algunos de los medicamentos más utilizados son:

  • Ativan (lorazepam)
  • Klonopin (clonazepam)
  • Valium (diazepam)
  • Xanax (alprazolam)

Todos estos ansiolíticos pertenecen a un grupo de fármacos llamados benzodiacepinas. Estos fármacos, son de acción rápida, principalmente debido a su inicio de acción después de unos 30 minutos, y son los principales fármacos utilizados para tratar los trastornos de ansiedad. 

También sirven para los ataques de pánico y las fobias.

Hipnosis

Los miedos y ansiedades relacionados con el abuso sexual a veces pueden ser controlados por la hipnosis. Los estudios han demostrado que la hipnosis reduce definitivamente la ansiedad.

La hipnosis puede inducir la relajación, reducir el estrés y ayudar a identificar las fobias. Pero no tiene un impacto significativo en la salud mental de una persona. 

Los miedos persistentes, como la ansiedad, el malestar estomacal y el miedo a determinadas situaciones, pueden tratarse con técnicas de hipnosis procesal.

Las personas con esta fobia que han recibido TCC pueden estar especialmente interesadas en averiguar por qué creen que se sienten ansiosas. Comprenderlos puede ayudar a las personas con estrabismo a ser más realistas en cuanto a su miedo a sufrir abusos sexuales.

Preguntas frecuentes

Diferencia con la agorafobia

La agrafobia no debe confundirse con la agorafobia. La agorafobia es el miedo a los espacios abiertos y un trastorno de ansiedad que hace que las personas se queden en casa.

El mundo exterior puede ser aterrador y el miedo a salir de casa puede provocar ataques de pánico al enfrentarse a algo desconocido.

Cabe destacar que la agrafobia también puede ser un cierre subjetivo en casa, que puede ser desencadenado por un miedo específico al abuso sexual.

Fuentes

Deja un comentario