Psicología relación suegra-nuera

Se puede decir que la relación suegra-nuera se define como un vínculo entre mujeres, que suele ser tensa y hasta de competencia y no se percibe fácilmente por los hombres. Siendo éste un problema interno, es a su vez el centro de atención y causal de discordia.

relacion suegra

A menudo se ven las relaciones caóticas o complicadas entre las suegras y las nueras. Muy poco se ve una buena relación entre ellas, de hecho, casi siempre sucede algo apenas tolerable o amistoso, pero no significa que sea imposible.

La discordia se debe a qué cada una tiene patrones de conducta diferentes, ccomo cada ser humano, y al estar ambas enfocadas en un mismo objetivo, pueden diferir en opiniones y de allí producirse las incomodidades entre ambas partes. 

Cada  persona se ve limitada a competir por quién influye más en el tercero.

¿Cómo afecta psicológicamente una mala relación entre suegra y nuera?

La parte psicológica juega un papel fundamental en la relación suegra-nuera y también en el esposo o hijo. 

No es sano vivir en discordia o discusiones constantes, esto al final termina siendo desgastante para los tres y puede conllevar a problemas mayores, como la separación de la pareja o distanciamiento entre madre e hijo.

A pesar de ser una disyuntiva entre mujeres, el papel fundamental y la palabra final la tiene el hijo o esposo, que es quien debe definir hasta que punto su madre puede influir en su relación amorosa.

Estás situaciones tienden a afectar considerablemente la relación de pareja debido a que, si el esposo no define límites con su madre, la esposa sentirá que no le están dando el lugar que se merece y se verá obligada a reclamar su lugar de importancia también. 

Es por circunstancias como estas que la solución la tiene el hombre.

Causas de una mala relación entre suegra y nuera

Tener una relación de dependencia entre madre e hijo: Aunque una relación unificada entre madre e hijo pueda verse como lo mejor del mundo, es importante que se establezcan límites porque de lo contrario, surgirán conflictos a la hora de una relación de pareja por parte del hijo.

Interferencia insana financiera en la relación de pareja por parte de la suegra: Muchas veces, cuando las parejas están en proceso de constituir un hogar. 

El ámbito económico puede verse afectado y no está mal que la suegra desee ayudar, pero siempre hasta cierto punto, de esta manera puede haber un margen de aprendizaje entre la pareja.

Una intromisión de la suegra que afecte la relación de pareja: Entre marido y mujer siempre habrá una que otra diferencia en algún aspecto, es algo normal debido a la naturaleza de cada individuo. 

Lo más recomendable es que ambos solucionen entre sí, porque puede suceder que la solución que desee brindar la suegra no sea la más objetiva o ideal para la relación de pareja.

Querer imponer un modelo de crianza en los nietos por parte de la suegra: Omitir o desvirtuar la opinión del hijo y la nuera como padres puede resultar conflictivo. 

Usualmente cada madre define la mejor manera de criar a sus hijos y sería poco probable que la nuera acepté abiertamente un cambio drástico en la crianza sus pequeños.

Tips para mantener una relación sana entre suegra y nuera

Definir el lugar en la relación familiar de ambas: Una es la madre y la otra es la esposa y ambas juegan un papel sumamente importante en la vida del hombre. Debe definirse condiciones, siendo una quien le dio la vida y siendo la otra su compañera de vida y futura madre de sus progenitores.

Evitar conflictos innecesarios: Esta es una relación importante que puede volverse muy proactiva o por el contrario, muy dañina, dependiendo de la inteligencia con la que se maneje por los tres individuos involucrados.

No imponer modelos o estereotipos: Es importante tener en cuenta y respetar los enfoques particulares.

Definir y respetar los límites por ambas partes: Esto ayudará a qué cada individuo identifique hasta qué punto es sana la participación en una situación ajena, tratándose de la relación suegra e hijo o nuera y esposo.

Dejar las expectativas a un lado: El instinto maternal de las suegras suele sobreponerse y mantienen una idea preconcebida de la nuera que quieren. Al no cumplirse las expectativas, se pueden tornar negativos los sentimientos y es donde se resaltan las diferencias y se cae en conflicto con facilidad.

Asumir y respetar la personalidad de cada uno: Para esto es necesario comprender que cada persona tiene un punto de vista diferente y particular al del otro individuo. En esto puede haber una que otra similitud en algún aspecto, pero muy difícilmente igual en todo.

-Establecer un espacio definitivo para cada individual: Una forma de mejorar la relación entre suegra y nuera es que cada una tenga su espacio y se respete mutuamente.

-Procurar ser empático: A veces poner en perspectiva la posición de la otra persona y tratar de comprender su opinión puede ser una buena manera de llevar mejor las situaciones entre suegra y nuera. 

La empatía puede llegar a conseguir mejores soluciones a las diferencias que pueden surgir entre cada una.

Considerando la realidad

Tratar de llevar una convivencia equilibrada en la cual se respeten los límites de cada relación es sumamente importante y responsabilidad de cada uno. 

No es algo sencillo, teniendo en cuenta el carácter, la personalidad y los fundamentos de cada persona, ya que cada quien va a defender su posición, sin embargo, no es algo imposible de lograr.

Si cada individuo se propone aportar un granito de arena para mantener una buena relación, todos se verán afectados de la mejor manera posible, ya que al casarse un hombre y una mujer, no solo se unen entre sí como personas, también se unen las familias de cada individuo.

Lo más ideal es que cada uno identifique su posición y respete los límites y parámetros de cada relación, esto ayudará a mantener un ambiente sano para todos dónde podrán convivir en armonía, siempre en pro del bienestar de cada uno.

Deja un comentario