La autoestima en la adolescencia

¿Conoces la información más importante sobre la autoestima en la adolescencia? Una alta autoestima es uno de los recursos más importantes para los jóvenes.

autoestima-adolescencia

Los jóvenes que tienen autoestima son estudiantes más eficaces, tienen más éxito en su trabajo, son más capaces de aprovechar las oportunidades, son más productivos. También, están mejor preparados para actuar por su cuenta y son más capaces de imaginar a dónde quieren llegar.

Si los jóvenes salen de este período con una profunda comprensión de la autoestima, tendrán una base sólida para una vida adulta exitosa y significativa.

En otras palabras, en este momento necesitan saber que son diferentes a los demás, conocer sus propios caminos y recursos, y sentirse personas importantes en el camino hacia el futuro.

Es un momento en el que los niños pasan de la dependencia a la libertad y adquieren más confianza. Es un momento en el que algunas cuestiones clave como la carrera, la planificación de la vida y el matrimonio pasan a primer plano.

Por eso pensamos en principios básicos de la realidad, como la independencia de la familia o las relaciones con el sexo opuesto.

Además, es necesario abordar cualquier conflicto no resuelto de la infancia.

Influencia de la autoestima positiva en los adolescentes 

Entre los aspectos positivos que refuerzan la preparación de los jóvenes para la vida adulta se encuentran los siguientes:

  • Claridad de objetivos.
  • Conocimiento claro de sus puntos fuertes, recursos, intereses y objetivos.
  • Productividad personal: en casa, en la escuela y en el trabajo.
  • Relaciones personales eficaces y satisfactorias.

Fomentar la autoestima en los adolescentes puede conducir a situaciones positivas que, a su vez, refuerzan sus recursos como miembros de la sociedad. Esto es lo que realmente necesitan para desarrollar su identidad y sentirse bien con ellos mismos.

Si satisfacen esta necesidad a tiempo, los adultos pueden alimentarla y responsabilizarse de ella.

La autoestima y los adolescentes

Puede ser normal que los jóvenes carezcan de confianza en sí mismos, pero las personas con problemas de autoestima suelen verse a sí mismas de forma diferente a los demás.

La baja autoestima puede ser especialmente difícil para los adolescentes cuando empiezan la escuela secundaria, encuentran un trabajo y desarrollan nuevas amistades y relaciones.

Esta nota te ayudará a entender qué problemas de autoestima pueden tener los niños pequeños y para saber cómo puedes ayudar a tu hijo a tener una mejor valoración de sí mismo y de sus capacidades.

Esta información te ayudará en los siguientes casos:

  • Si crees que tu hijo tiene una baja autoestima.
  • Te gustaría saber cómo puede ayudar a tu hijo a desarrollar su autoestima.
  • Quieres averiguar las razones por las que tu hijo tiene una baja autoestima.

¿Por qué es importante la autoestima de tu hijo?

La autoestima positiva es esencial para que los jóvenes prueben cosas nuevas, asuman riesgos saludables y resuelvan problemas. Al mismo tiempo, les ayuda a tener éxito en el aprendizaje y el desarrollo y les prepara para un futuro saludable y positivo.

Los adolescentes con alta autoestima son más propensos a mostrar comportamientos positivos como:

  • Afronta nuevos retos.
  • Ayudar a otros siempre que pueda.
  • Buena aceptación y manejo de la frustración.
  • Independencia y madurez.
  • Orgullo por sus logros.

¿De dónde viene la autoestima?

  • Directamente de los padres, profesores y otros. Algunas personas de nuestra vida pueden dañar nuestra autoestima. Nos sentimos bien cuando nos centramos en lo que es bueno para nosotros.

Cuando fallamos, podemos aprender a aceptarnos a nosotros mismos a través de la perseverancia. Cuando tienen amigos y se llevan bien con ellos, se sienten queridos.

Pero es difícil sentirse bien cuando los adultos regañan más a menudo de lo que exaltan. El acoso y las burlas de los hermanos y compañeros pueden dañar la autoestima. Las palabras duras pueden desgastarnos y cambiar la imagen que tenemos de nosotros mismos. 

  • Puede ser una voz en tu cabeza. Las palabras que te dices a ti mismo tienen un gran impacto en cómo te sientes. Pensar «soy un perdedor» o «nunca haré amigos» puede afectar a tu autoestima.

Hay otras formas de pensar lo mismo. No gané esta vez, pero tal vez la próxima. Puedes hacer «amigos». Voces como ésta me dan más esperanza. Te hace sentir bien. Y podría ser cierto.

A veces la voz en tu cabeza se basa en palabras duras pronunciadas por otros, o cosas desagradables que hemos experimentado. A veces esa voz nos pesa. Pero podemos cambiar la voz en nuestra cabeza. Tenemos el potencial de aprender a pensar mejor de nosotros mismos.

¿Y si tengo baja autoestima?

Hay cosas que puedes hacer para mejorar tu autoestima en la adolescencia. Nunca es demasiado tarde para hacerlo. Estos son algunos consejos para aumentar la autoestima:

  • Estar con personas que se preocupan por ti. Algunas personas trabajan de una manera que te deprime. Lo que dicen y hacen los demás te anima. Aprende a reconocer las diferencias. Elige amigos que compartan tus sentimientos. Haz amigos con los que puedas ser tú mismo. Sé ese tipo de amigo.
  • Di las palabras que te ayuden. Escucha la voz de tu cabeza. ¿Eres lo suficientemente crítico? ¿Eres lo suficientemente duro contigo mismo? Durante unos días, escribe lo que te dices a ti mismo. Comprueba tu lista. ¿Son cosas que le dirías a tu mejor amigo? Si no es así, reescríbelas en algo verdadero, honesto y amable. Lee atentamente las frases de la novela. Sigue haciéndolo hasta que se convierta en un hábito pensar así.
  • Acepta que no eres perfecto. Es importante que siempre intentes hacerlo lo mejor posible. Pero una vez que empiezas a pensar que tienes que ser perfecto, no serás feliz con nada menos. Acepta tu mejor resultado. Hazte sentir bien. Si no puedes superar el deseo de ser perfecto, busca ayuda.
  • Establece objetivos y trabaja para conseguirlos. Si quieres sentirte bien, haz lo que te funcione. Comer más sano, hacer ejercicio, estudiar mejor, etc. Márcate objetivos. A continuación, desarrolla una estrategia para alcanzarlos. Sigue el plan y supervisa su progreso. Enorgullécete de lo que ya has logrado. 
  • Enfocarse en lo que está y sale bien. ¿Sólo hablas de los defectos y no ves nada más? Es fácil dejarse llevar por lo que está mal. Pero si no equilibras lo bueno con lo malo, sólo te sentirás mal. La próxima vez que te sorprendas quejándote de ti mismo o de tu día, tómate un momento para aceptarlo. En su lugar, busque lo que ha funcionado.
  • Ofrecer y apoyar. La sugerencia es una de las mejores formas de fomentar la autoestima. Dar una lección a un compañero de clase, ayudar a limpiar el barrio, dar un paseo por una buena causa. Ayuda en casa y en la escuela. Acostúmbrate a ser amable y honesto. Haz algo de lo que puedas estar orgulloso. Incluso las pequeñas cosas pueden aumentar tu autoestima.

Tipos de autoestima que presentan los adolescentes

Hay tres (3) tipos de autoestima. Son la autoestima inflada, la baja autoestima y la alta autoestima.

Baja autoestima

Las personas con baja autoestima creen que están por debajo de la media. No creen en sí mismos, no confían en sus capacidades y no se valoran. La baja autoestima afecta a muchas cosas en la vida. Las consecuencias de la baja autoestima incluyen una mala interacción social, adicciones, depresión y ansiedad.

  • Adicción: Las personas con baja autoestima tienden a consumir drogas duras para aliviar los sentimientos negativos sobre sí mismas. Consideran el consumo de drogas duras y alcohol como un mecanismo de afrontamiento y, por tanto, experimentan efectos nocivos.
  • Depresión y ansiedad: la baja autoestima también puede provocar depresión y ansiedad, es decir, tristeza, preocupación y miedo. La baja autoestima conduce a una baja confianza en sí mismo, a la ansiedad y a la tristeza.
  • Mala comunicación: la baja autoestima conduce a una mala comunicación debido a la duda y a la creencia de que no se es lo suficientemente bueno.

Alta autoestima

Las personas con alta autoestima tienden a gustarse y admirarse a sí mismas. Creen en sí mismos y en sus capacidades. Tienen confianza en su capacidad para superar las dificultades. 

Una alta autoestima tiene efectos positivos, como la capacidad de ser uno mismo sin miedo a las críticas, la disposición a asumir nuevos retos, no estar siempre de acuerdo con los demás.

El aceptar que no lo sabemos todo y la disposición a aprender cosas nuevas si se nos critica adecuadamente es parte de eso. Las personas con alta autoestima son más activas, empáticas y alegres.

Autoestima inflada

Las personas con autoestima inflada tienden a pensar que son mejores que los demás y tratan constantemente de menospreciar a los demás. En realidad, se trata de una forma muy negativa de autoestima, ya que impide a las personas con autoestima hipertrófica formar asociaciones significativas y saludables. 

Siempre quieren estar al mando y suelen estar dispuestos a socavar a los demás para conseguir el resultado deseado, que creen que garantizará su bienestar.

Las personas con la autoestima inflada son incapaces de escuchar a los demás. En cambio, culpan y menosprecian constantemente a los demás, y reaccionan y se comportan de forma hostil con los demás.

Constantemente intentan disimular su incompetencia y sienten la necesidad de disfrazarse porque tienen miedo al rechazo y al fracaso. Las personas con este comportamiento tienen la oportunidad de cambiar, pero primero tienen que aceptarlo. Tienen que darse cuenta de que pueden fallar y cometer errores.

¿Cómo afecta la baja autoestima a los adolescentes?

La baja autoestima hace que los adolescentes eviten las situaciones en las que creen que van a fracasar, se avergüenzan o fracasan. Estos jóvenes pueden aprender en la escuela, hacer amigos y probar cosas nuevas que tienen sentido para un niño sano.

Si la baja autoestima no se reconoce ni se trata, puede conducir a lo siguiente:

  • Dificultades y complicaciones para establecer amistades.
  • Estados de ánimo negativos como el pesimismo, la ansiedad, la vergüenza o la ira.
  • Reducción de la motivación.
  • Reducción de la imagen corporal.
  • Comportamiento premórbido.
  • Uso de alcohol o drogas como distracción.

¿Qué causa la baja autoestima en la adolescencia?

La autoestima de una persona es el resultado de sus experiencias y de cómo afronta las situaciones. Las causas más comunes de la baja autoestima en los jóvenes son:

  • Acontecimientos vitales estresantes (por ejemplo, un divorcio o una mudanza).
  • Ansiedad.
  • Asistencia a la escuela (por ejemplo, en clase, en la escuela, en el trabajo)
  • Cambios de humor como la depresión.
  • Circunstancias socioeconómicas negativas (por ejemplo, divorcio).
  • Comportamiento desleal (por ejemplo, de un amigo o familiar).
  • Problemas de salud persistentes.
  • Soledad o acoso.
  • Traumatismos.

Signos de baja autoestima

Los adolescentes con baja autoestima suelen tener pensamientos negativos sobre su valor. Algunos de los signos más comunes de que tu hijo tiene una baja autoestima son:

  • Evitar o rechazar nuevas oportunidades.
  • Sentimientos de no ser amado.
  • Culpar a terceros por errores cometidos.
  • Comparaciones y diálogos internos negativos.
  • Hablar negativamente de sí mismo, compararse negativamente con los demás.
  • Actitud negativa, comparación negativa con los demás.
  • Bajos niveles de interés y motivación.
  • Sentimientos mixtos de ansiedad y estrés, no aceptar los cumplidos.

Hay cosas que puedes hacer para ayudar a tu hijo a desarrollar una buena autoestima, pero también es importante recordar que la autoestima de los jóvenes suele cambiar con el tiempo.

La autoestima en la adolescencia: consejos para aumentarla

Los niños que crecen en un entorno en el que se les critica constantemente tienen pocas probabilidades de desarrollar una autoestima sana. En muchos casos, la autocrítica es tan perjudicial como la crítica a los demás.

La baja autoestima puede provocar un trastorno emocional temporal en muchos jóvenes, pero en algunos puede derivar en problemas más graves como depresión, fobias y adicciones.

En cuanto a la mejor manera de reforzarla, investigaciones recientes han identificado una serie de aspectos de los estilos de crianza y enseñanza que están relacionados con una alta autoestima en los niños. Estos pueden incluir:

  • Armonía en el hogar.
  • Atención y preocupación por los diversos inconvenientes que puedan surgir, así como por la educación de los niños.
  • Cooperación en el trabajo familiar conjunto.
  • Ejemplos de cómo los padres siguen las normas.
  • Establecer normas claras, justas y coherentes.
  • Expresar el afecto en una variedad de situaciones, ajustando el tiempo, la forma y el tamaño.

Consejos para ayudar a los jóvenes a mejorar su autoestima

  • Apunte a los resultados, no a la perfección.
  • Considera los fracasos como oportunidades para aprender.
  • Deja de pensar negativamente en ti mismo.
  • Diviértete.
  • Identifica lo que puedes y no puedes cambiar.
  • Márcate objetivos.
  • Prueba cosas nuevas.
  • Realiza ejercicio.
  • Trabajar juntos en tareas sociales.

¿Qué opina de los jóvenes sobre sí mismos? Un aspecto vital de la autoestima en la adolescencia

Cuando se pide a los jóvenes que se describan a sí mismos, suelen hacerlo en términos de cualidades externas (atractivo, apariencia, forma del cuerpo, etc.) o profesionales (capacidades intelectuales, relaciones con la gente, etc.).

Esta perspectiva se basa en los conceptos de «valor» y «competencia». Por lo tanto, está estrechamente relacionado con el rendimiento escolar, la competencia social y la estabilidad emocional.

La autoestima de los jóvenes varía según el sexo.

  • Las chicas tienden a tener una baja autoestima, a ser más vulnerables y a valorar más su apariencia, su éxito social y su rendimiento escolar.
  • La autoestima de los chicos está más influenciada por la dificultad de alcanzar el estereotipo de hombre seguro, fuerte y valiente.

Comportamientos que indican el nivel de autoestima de los jóvenes

El nivel de autoestima influye en otros puntos de la vida de una persona, como la educación, la familia, los sentimientos y las relaciones. También tiene una influencia decisiva en el carácter de una persona y su posterior bienestar.

Jóvenes con alta autoestima

  • Conocen sus puntos fuertes y débiles. Son capaces de reconocer las críticas, ser autocríticos y reconocer sus debilidades.
  • Se sienten queridos y aceptados en su entorno. También están motivados para aprender, probar cosas nuevas y explorar el mundo.
  • Son capaces de establecer objetivos a corto y medio plazo y asumir la responsabilidad de sus acciones y decisiones.
  • Son emocionalmente seguros y empáticos.
  • Son sensibles a las necesidades de los demás, interactúan con facilidad con su entorno y mantienen relaciones sanas dentro de él.
  • Suelen ser optimistas sobre el futuro y saben resolver los problemas desde diferentes perspectivas.

Jóvenes con baja autoestima

Sin embargo, los comportamientos que indican una baja autoestima en los jóvenes están invariablemente relacionados con una falta de confianza en sí mismos y en sus capacidades.

  • Culpan a los demás y reaccionan de forma agresiva, violenta, regresiva, desafiante y antisocial.
  • Engañan y mienten para destacar y ser el centro de atención.
  • Muestran constantemente una falta de disciplina, compromiso y responsabilidad.
  • Se sienten inseguros y tienen miedo al fracaso.
  • Sienten que son inferiores a los demás, que no son respetados ni valorados. En consecuencia, se niegan a trabajar en grupo con otras personas.

¿Cómo tratar a los adolescentes con problemas de autoestima?

  • Busca lo bueno en las ideas y comportamientos inusuales y elógialos.
  • Dale responsabilidades y ayúdale a comprender sus capacidades.
  • Destacar y afirmar sus talentos y recursos específicos.
  • Expresa tu aprobación aunque tengas que condenar su comportamiento.
  • Permite y anima a los jóvenes a expresar sus ideas, incluso si difieren de las tuyas.
  • Reconoce que están probando diferentes trabajos, profesiones e ideas.
  • Respetar su apariencia, singularidad, privacidad y propiedad.

Deja un comentario